CONGESTIÓN VIAL EN BOGOTÁ: ¿RESTRICCIÓN O ARREGLO INSTITUCIONAL?

Diego Alejandro Parra Álvarez

Subdirector de Contenido

Estudiante de Economía

Universidad de los Andes

 

María Andrea Figueroa Suden

Estudiante de Economía

Universidad de los Andes

 

Para niveles bajos de congestión, una carretera es un bien público que genera utilidad a cualquier usuario, independientemente de que otros lo utilicen. Sin embargo, en la medida en que aumentan los niveles de congestión, una carretera es un recurso de uso común y la utilidad derivada por cada conductor es una función decreciente del número de conductores en la vía (Sterner, 2007). Más aún, la congestión vial también genera una externalidad negativa sobre la calidad del aire, pues el aumento del número de vehículos circulando en la carretera estimula la emisión de gases contaminantes. En ese sentido, resulta fundamental determinar qué factores permiten regular el flujo de tráfico en las carreteras y reducir las emisiones de gases contaminantes. A continuación, se discutirá la problemática de la congestión vial asumiendo que las carreteras son un recurso de uso común cuando existen altos niveles de congestión. Para ello se expondrá el origen de la teoría de los recursos de uso común, sus implicaciones y soluciones conceptuales; también se hará una aplicación empírica tomando como caso de estudio la implementación de la política del Pico y Placa (PYP) sobre el uso del carro particular y los niveles de polución del aire en Bogotá.

 

Transporte en Bogotá: soluciones al caos

Actualmente Bogotá tiene grandes inconvenientes en su malla vial y en el transporte público, generando altos niveles de atascos vehiculares y una demanda muy alta en el sistema de transporte que se hace imposible de sostener. 

Read More