El silencio de la madrugada: la vida cotidiana y familiar de un ordeño

Por: Natalia Botero

Alejandro y Ester trabajan como ordeñadores y administradores de fincas casi desde la infancia. Todas las mañanas deben levantarse a cumplir con un ciclo: es la primera fase del largo trayecto que tiene que recorrer la leche hasta un vaso.

Son las 3:20 de la mañana en la finca La Aurora y hasta los tres perros de Alejandro y Ester –Lucas, Tomás y Tontón- están dormidos. Apenas nota mi presencia, Tomás se sobresalta y comienza a ladrar. Lucas, por el contrario, bosteza, se me acerca y me saluda. Soy una persona conocida dentro de este entorno. Sin embargo, las luces dentro de la casa permanecen apagadas. A las 3:30 se enciende el primer bombillo: el del establo, que está justo al lado de la casa. La puerta se abre y Alejandro se sorprende de verme allí, de ver que efectivamente madrugué. Mientras que yo me visto con una chaqueta gruesa, una bufanda y un pasamontañas grueso, ya que vivimos entre las montañas, en una finca en La Calera, Alejandro se pone su overol yun gorro para llevar a cabo la necesaria labor de todos los días: ordeñar las vacas de la finca.

La actividad a esta hora de la mañana se lleva a cabo en silencio. Ester aún no ha salido de la casa, ella se prepara y se viste con más sacos para aguantar el frío. Alejandro, mientras tanto, pone concentrado en los comederos de las seis primeras vacas que entran al ordeño: aquellas que están en el mayor ciclo productivo de su lactancia y dan alrededor de 29 litros por día, y aquellas que, por decirlo así, dominan el hato, son las matronas de la manada y deben comer primero. Alejandro remoja con agua fría y con sus manos el palmiste, que parece salvado de trigo triturado,  que todas las vacas deben comer. Luego enciende el radio, una grabadora vieja que está sobre los costales de concentrado y que nunca ha cambiado de estación: Olímpica Stereo. La música es fundamental: a las vacas les gusta oírla, según me dice Alejandro, porque las tranquiliza. En menos de diez minutos todo el material está listo para comenzar. Las cantinas están en su lugar, así como las pezoneras, las mangueras y pulsadores. Mientras Alejandro va por el hato, que esta mañana cuenta con treinta y seis vacas, Ester verifica que todo esté en su lugar. “Lo más bonito es verlas a todas llegar así, en fila, desde el potrero”, me dice. A lo lejos, se siente caminar el ganado, pues aún está demasiado oscuro para poderlas ver. Se oyen también los silbidos de Alejandro. Luego el hato aparece entre la bruma y la neblina, llevando un paso calmado, casi somnoliento, rumiando aún bocados de pasto. Ester se hace en la puerta para evitar que algunas vacas golosas entren a robar el concentrado, pero las seis primeras –Lucy, Micaela, Poeta, Ruth, Fresa y Chela- conocen cuál es su lugar. Algunas veces el hato se exalta al ver que una de las vacas que debe ir hacia el corral entra primero y toma el puesto de Lucy.

Ella entra luego bufando y saca a la vaca intrusa a topetones del establo. Pero esto no ocurre esta mañana. Hoy entraron todas en silencio, animadas por la voz de Alejandro y Ester que les dicen: “¡Háganle, brujas! ¡A ver, niñas!”.

En el corral, algunas vacas tosen, otras se resbalan al entrar y causan desorden. Pero en los seis puestos principales ya hay calma: mueven sus colas largas al comer, de un lado para otro. El ritmo de trabajo de la madrugada lo comienza a dar el equipo de ordeño. Alejandro lo enciende al chocar unos cables y oprimir un interruptor: la luz en el establo se hace más tenue y los pulsadores comienzan a succionar aire al ritmo del reloj, las pezoneras bailan de un lado para otro y los chorros de leche van al son del reloj cayendo dentro de las cantinas vacías. Son las 3:50 y se ha dado inicio a la música en el establo. Alejandro y Ester trabajan en silencio, lo que hace aún más familiar y cercano su contacto con las vacas.

Alejandro ordeña desde los ocho años de edad, hace treinta años. En una finca en Faca, donde trabajaba su mamá. Le dejaban para practicar las vacas con menos leche y con las tetas más blanditas. Ester, al contrario, aprendió a ordeñar desde que se casó con Alejandro, a los veintiséis años. En Fontibón, en uno de sus primeros trabajos, debían ordeñar a mano alrededor de veinte vacas. “Se me hinchaban las manos y no podía ni moverlas. No había ninguna crema que me quitara ese dolor”, me decía Ester.

Desde aquel entonces que trabajan juntos, han enseñado a las vacas a entrar a sus puestos llamándolas por su nombre, en las fincas pequeñas y familiares. No fue así en una finca en Mosquera, donde junto a otros trabajadores debían ordeñar a ciento cincuenta vacas. El equipo de ordeño era sistematizado: ellos sólo debían acomodar las pezoneras en la ubre de la vaca. El equipo de ordeño se limpiaba solo y también el tanque de enfriamiento. En esta finca, en La Aurora, el trato es más cercano.

Alejandro y Ester también las reconocen por su ubre. Pero en esta finca todas llevan un nombre, y en algunos casos un apodo, como es el caso de Florinda o “La torcida”. Sólo se desarrollaron dos cuartos de su ubre, así que dos de sus pezones están caídos.

Tres de las primeras seis vacas ya han salido hacia el potrero, así que Alejandro abre el corral y grita: “¡Cereza, Candelaria, Silvia!”.

Entre el montón blanco con negro, donde no se puede apreciar bien dónde comienza y termina una vaca, que más bien parece una mancha uniforme, una familia, se empiezan a mover las tres vacas, a buscar un espacio para salir del corral hacia donde está Alejandro.

Ninfa es una de las novatas, una novilla de primer parto que entró al hato hace unos quince días. Ester le prepara un balde con concentrado y Alejandro entra al corral con un lazo, la llama, luego la enlaza y la llevan juntos, atraída por el concentrado, hasta su lugar. Ester ha escogido a Ninfa como una de sus vacas. Le “manea” con cuidado las patas con una cuerda, luego le amarra la cola para que al moverla no le golpee la cara. Antes de ponerle las pezoneras, le consiente una pierna y le rasca la ubre, “para que suelte bien la leche”.   Ninfa se acomoda, busca su posición y comienza su ordeño.

De repente se oye una extraña pelea entre Alejandro y Ruth. Ester y yo no entendemos lo que dice Alejandro, pero al parecer la vaca sí comprende e intenta lanzar una patada. Alejandro la regaña más fuerte, pero una vez más las palabras son incomprensibles. Ester me explica que Alejandro la regaña porque Ruth no suelta bien la leche y cuando él le quita las pezoneras para escurrirla y remojarle los pezones con sellante, ella aún tiene algunos cuartos de su ubre llenos. Si una vaca no queda bien ordeñada puede “mastitearse”. Se forman coágulos de leche dentro de su ubre que pueden infectarla. Es por esta razón que ordeñar las vacas dos veces al día es primordial. Sin embargo, se resuelve la disputa. Alejandro le grita: “¡Ole, bruja!” y Ruth, al salir, mueve sus caderas de un lado a otro empujando a las vacas vecinas. El trato es muy familiar y cualquier visitante que llegue a un ordeño sin ser conocido por las vacas, lo mejor que puede hacer es lograr pasar desapercibido y escuchar cómo la música y sonidos propios del establo crean un vínculo entre animales y humanos.

Así como cada una responde a su nombre, Alejandro y Ester también las han acostumbrado a defecar en el corral, no en los puestos de ordeño. A veces, la vaca tiene que esperar dentro del corral, prevenida por el grito de “¡Ole, cochina!”. La vaca entra a ocupar su puesto, a compartir junto a sus compañeras mientras las pezoneras bailan de un lado para otro. En los comederos, Ester distribuye a cada una la cantidad de concentrado según su etapa de la lactancia. Las vacas que llevan la más alta producción comen seis kilos de concentrado al día, palmiste y sal. Cada una, cuando ingresa a su lugar espera con ansias a que Ester se asome por el corredor y cuando ella llena una medida, la siguen las seis con la mirada esperando que alguna de ellas sea la favorecida. Después todas bajan sus cabezas y continúan comiendo, lamiendo la sal que otras vacas dejaron o los restos de concentrado, mientras esperan su porción.

El gallo que está en su corral cerca al establo es infalible: al cantar, dan las cinco de la mañana, y aún no ha amanecido. La tarea sigue desarrollándose en silencio y, una tras otra, las vacas siguen pasando a ocupar su puesto de ordeño. Alejandro lleva en silencio y levantando con poco esfuerzo las cantinas llenas de leche. Esta mañana suma varios litros al tanque, para completar los quinientos cincuenta litros que entregará, cuando ya haya salido el sol, a Colanta. A las 5:20 de la mañana sale la última vaca, la de menor producción, junto con otras tres que están finalizando su lactancia: Andina, Natacha y Cecilia. Alejandro se despide, apaga el equipo de ordeño y sale a darles leche a las terneras, que lo llaman con bramidos cerca del establo, para luego darles un corte de pasto a las vacas, que lo esperan de nuevo en el potrero. Ester recoge los pulsadores, las mangueras, pezoneras y cantinas y las lleva al cuarto del equipo de ordeño para lavarlas con cepillo, jabón y desinfectante.

 La mañana aún promete más actividades para los dos: alistar a su hijo Johnny para el colegio, preparar sus comidas, arreglar la casa, raspar algunos potreros con el tractor, recorrer la finca revisando que todos los animales tengan agua y pasto suficientes, atender el parto que se presente de una vaca. En fin, la finca es un reloj que se mueve para cumplir con el ordeño de la mañana y de la tarde, al ritmo de los pulsadores y de la música en la radio, en un entorno familiar, silencioso y acogedor. A esta hora de la madrugada, la aurora aún no despunta y la vereda parece estar dormida.

Imagen recuperada de http://ala-liberacionanimal.org/1113/las-vacas-y-sus-caracteristicas/

Perspectivas económicas y desafíos para América Latina

Por: Helena M. Suárez A.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) fue creado en 1944 tras la conferencia de Bretton Woods como mecanismo de respuesta a los problemas financieros de La Gran Depresión (1929). Desde ese entonces, el objetivo del FMI ha sido administrar los recursos y supervisar la política monetaria y comercial de sus miembros, quienes tienen derecho a ser asistidos financieramente, siempre y cuando preserven el orden en el sistema monetario internacional.

Ahorabien, la dirección para el hemisferio occidental del FMI está a cargo de Alejandro Werner, economista del Instituto TecnológicoAutónomo de México y doctor en economía del MIT. Werner realizó la presentación del estudio “Perspectivas económicas y desafíos para América Latina” en la Universidad de los Andes el pasado 30 de enero.

En la primera parte de la conferencia, Werner habló sobre las proyecciones de crecimiento económico para Estados Unidos, China y la Unión Europea. Aclaró que para los países emergentes se espera una desaceleración en el PIB, mientras que para economías desarrolladas la proyección es de crecimiento. El caso de China fue discutido por algunos asistentes, pues representa el problema contrario al que se enfrenta América Latina. Cabe aclarar que como China venía presentando altos niveles de inversión y de ahorro, debería disminuir su inversión y movilizar sus recursos a otros países para mantener un balance económico sano y sostenible. Es decir, expandirse en términos de inversión extranjera directa y de financiamiento. Por otro lado, quedó claro que la estructura institucional de la Unión Europea dificultó la corrección (recuperación), sobretodo al comparar este caso con el de EE.UU, que logró estabilizar el mercado laboral, al generar más empleo e inversión, lo cual disminuyó la presión sobre la demanda agregada y redujo la carga fiscal.

Otro punto importante fue el caso de América Latina. En general, el FMI espera una desaceleración concentrada en los países del cono sur. Según Werner, este fenómeno se puede explicar desde dos perspectivas. La primera de estas se refiere a los impactos del choque del precio del petróleo. La baja en el nivel de exportaciones y la disminución en la inversión afectó directamente a aquellas economías que dependen del petróleo, como es el caso de Venezuela (el 33% del rubro de exportaciones). Esto se debe a que dejaronde recibir un porcentaje alto de sus ingresos, pues ante una disminución del 50% en el precio del petróleo se deja de recibir un 15% de ingresos.  Sin embargo, según el FMI este no es el caso para la mayoría de los países de la región. De hecho, para algunas economías, como Brasil, Argentina y México,  resultó ser un choque positivo pues podrían llegar a desarrollar cierto potencial petrolero, aunque el nivel de rentabilidad es discutido, pues no es clara la relación entre el nivel de produccióny el costo marginal. Además, países de Centro Américay el Caribe presentaron un efecto ingreso alto tras la disminución en el precio del petróleo.

La segunda forma de explicar la desaceleración de la región es que las economías están cerca de su nivel potencial. Es decir,  si bien han venido creciendo, a partir del 2015 disminuirá el ritmo al que crecen, pues el boom de commodities ya pasó y por lo tanto no se verá un aumento en la inversión, ni una expansión en la demanda agregada o en el nivel de productividad. El punto más importante es que aunque estas economías no van a crecer a las tasas de años pasados, probablemente no van a entrar en déficit así su nivel de ahorro sea bajo, pues son flexibles en su tipo de cambio, entonces, para mantener la competitividad no necesitan fijar su moneda al precio del dólar. Es por esto que la depreciación no debe ser un síntoma de preocupación para América Latina, pues no se están generando efectos inflacionarios y en general hay un ambiente de solidez macrofinanciera. Por lo tanto, al amortiguar la apreciación del dólar se estaría estableciendo una ventaja sobre Europa pues la inversión en la región se podría encarecer ya que no hay problemas sistémicos en la región.

Porúltimo, Werner se refirió  a los retos de política pública que debe afrontar la región, enfatizando que el problema es estructural y que recae sobre la educación. Fue claro en decir que los gobiernos ya no se deben enfocar en los niveles de cobertura sino en la calidad de la educación, pues en el largo plazo se evidenciará más productividad, inversión y crecimiento.  También dijo que el problema normalmente no es de financiamiento sino de la forma en la cual se gastan los recursos e hizo énfasis en el empoderamiento de las familias desde la economía política, para generar nuevas metodologías y enfocarse en educar más que en cuanto gastar (uso de las nuevas tecnologías). En síntesis, para Werner, el impacto distributivo de la economía política se ve como el reto de “trabajar con las autoridades locales para lograr un equilibrio   óptimo entre lo que es técnicamente deseable y políticamente viable”

Imagen recuperada de: http://www.larepublica.co/globoeconomia/mercosur-y-la-alianza-los-dos-lados-de-am%C3%A9rica-latina_39390

Monedas, China y mujeres: acerca del IV Congreso Latinoamericano de Historia Económica

Por: Juliana Saldarriaga
j.saldarriaga1521@uniandes.edu.co

Para un bogotano no es muy emocionante quedarse en Bogotá durante las vacaciones. Si bien el tráfico disminuye considerablemente, es casi incómodo ver cómo los amigos llenan sus redes sociales de fotos felices en playas exóticas. Sin embargo, el haberse quedado en esta ciudad a veces soleada y a veces lluviosa trajo para esta bogotana una especie de regalo: tuve el placer de asistir al IV Congreso Latinoamericano de Historia Económica, llevado a cabo en las instalaciones de Universidad Jorge Tadeo Lozano. Durante el Congreso tuve la oportunidad de aprender de las mentes económicas más sobresalientes de América Latina. La metodología del evento, además, me permitió sentarme al lado de expertos que valoraban mi opinión tanto como yo valoraba la suya.

En el Congreso se realizaron dos tipos de conferencias: charlas de tipo magistral por un lado, y una serie de simposios sobre diversos temas por el otro. En las magistrales expusieron Barry Eichengreen y Loren Brandt, profesores de las Facultades de Economía de UC Berkeley y la Universidad de Toronto respectivamente. Eichengreen trató el tema de las monedas internacionales predominantes en la historia. Si bien es un tema algo técnico para mi conocimiento económico, aplaudo la simplicidad y claridad con la que Eichengreen lo expuso. La gran conclusión de la charla (traducida e interpretada por la autora, cabe agregar: hoy predomina una visión que considera la coexistencia de múltiples monedas internacionales. Esta visión contrasta con el entendimiento más tradicional de una única moneda internacional dominante como monopolio natural. 

A su vez, Brandt expuso la historia económica detrás del boom chino. Señaló el Profesor que esta historia puede ser caracterizada por continuidades y discontinuidades institucionales; si bien algunas instituciones apoyaron reformas bancarias e industriales, otras se comportaron como obstáculos debido a su estructura paternalista.

Adicional a las charlas magistrales se llevaron a cabo simposios, cuya metodología permitía una mayor participación de la audiencia. De aproximadamente 30 simposios para escoger, mi pequeña y a veces olvidada feminista tomó el control, y me encontré a mí misma en el simposio de Inequidad de género y desarrollo. A cada simposio asistían no más de 10 personas (por lo menos a mí simposio, y sin necesidad de ser rabiosas feministas podemos admitir aquí que el tema de inequidad de género, a pesar de ser muy relevante y actual, no llama mucho la atención), y debido al reducido número de participantes me sentí capaz de contribuir a la discusión. La mayoría de los participantes tenían varios diplomas y tesis encima; yo era la intrusa, la pequeña estudiante de pregrado que asistía a un congreso económico y no se asoleaba en alguna playa exótica. Un tema ampliamente discutido en el simposio fue el del empoderamiento de la mujer, entendiendo empoderamiento como educación y participación laboral y política. También se concluyó que la igualdad en el acceso a la educación no traduce a una igualdad las oportunidades laborales. 

Las discusiones del simposio reivindicaron mi doble carrera, porque se trataron temas económica pero antropológicamente relevantes. El simposio es, entre pocas, la razón de ser de mi estadía prolongada en el pregrado, o el motivo por el cual me aguanto los cálculos.   

Si bien me deshice de la escarapela del evento apenas éste concluyó, le reitero al lector reconsiderar los eventos que ofrecen muchas instituciones para sus estudiantes, los cuales ignoramos la mayoría de las veces. Sin haberle prestado atención al correo que envió mi Facultad, no me habría enterado de este Congreso, no habría reivindicado mi doble carrera o entendido el estado actual de las monedas internacionales. Hubiera, en últimas, tenido unas vacaciones más tristes.   

Lanzamiento del libro "Costos económicos y sociales del conflicto en Colombia: ¿cómo construir una paz sostenible?

Por: Giovanny Orejuela Susa
g.orejuela162@uniandes.edu.co

Con el fin de lanzar el libro “Costos económicos y sociales del conflicto en Colombia ¿Cómo construir una paz sostenible?”, la Facultad de Economía, en conjunto con la escuela de gobierno de la universidad, decidió realizar un evento en el auditorio Mario Laserna el día 17 de septiembre, 20 minutos después de lo previsto se dio inicio al evento con las palabras de una de sus autoras en las que se agradecía la asistencia y se mostraba el orden del evento. Posteriormente se emitió un video en el que se contextualizaba el estudio realizado en el libro con la opinión de importantes figuras de la esfera pública, las cuales convergían a una misma opinión: existen costos invisibles del conflicto que son difíciles de cuantificar, sin embargo, entender más lo que nos cuesta, nos ayuda a justificar las actuales negociaciones y a entender la magnitud de una posible solución, permitiendo de esta manera saber cuánto ceder y ofrecer.

Tras terminar el video, se expusieron las principales ideas del libro, allí se mostraron los objetivos de la publicación y los temas tratados en el transcurso de la misma, los cuales iban desde los costos del conflicto en las actividades económicas, en el capital humano y las salidas de las firmas hasta la victimización, el desplazamiento y la reconciliación. 35 minutos después de iniciado el evento, Marta Lucía Ramírez, excandidata presidencial, tomó la palabra.

Su discurso se encontraba dirigido a la falta de ambición en las políticas públicas dado que según la excandidata, éstas se encontraban direccionadas al asistencialismo de corto plazo; tras varios desvíos a temas meramente políticos y elogios a la investigación realizada en el libro, realizó algunas advertencias: No fijarse solo en los costos directos del conflicto, sino también en las fuentes de financiación de los grupos al margen de la ley, así como en los métodos de reclutamiento de menores de los mismos, siendo que estos factores adyacentes mutan el conflicto y dificultan su entendimiento al tiempo que permiten la proliferación de nuevas problemáticas que afectan al país. Sumado a los efectos directos del conflicto, impiden la creación de capital social ante una presencia incompleta del Estado.

A modo de conclusión, Marta Lucia Ramírez concluye con que “la terminación del conflicto debe ser verdadera asegurando que esta problemática no se repita, consolidando y fortaleciendo las instituciones, sin importar el nombre que dicho proceso tome”. Subsiguientemente, el alto comisionado para la paz, Sergio Jaramillo, dio sus opiniones en torno al libro y al conflicto, y comenzó indicando que no solo es importante fortalecer las actuales instituciones, sino también resulta fundamental entender de donde nacen estas.

Con un hilo conductor claro, estableció que las instituciones, o reglas de juego sobre las cuales se establecen las interacciones entre los individuos de una sociedad, deben nacer de “una planeación participativa con la gente en el marco de programas fuertes e incluyentes por parte del Estado”. En este orden de ideas, hizo una invitación a integrar los territorios y a su gente para romper la falta de fortaleza institucional, dentro de un contexto de negociaciones actuales que lo permiten. Del mismo modo, hizo algunas aclaraciones adicionales, señaló que la política bajo ningún modo debe ser fuente de la violencia, que los objetivos del país deben repensarse desde la academia y que este tipo de iniciativas (como la del libro) deben extenderse alrededor del país.

Sin tiempo para preguntas luego de terminar, se finalizó el evento con la invitación a comprar el libro y a examinar esta problemática y los actuales diálogos de paz que se adelantan en La Habana, con varias dudas e interrogantes del conflicto. La tertulia notas de política N° 17 abrió un espacio para pensar y repensar el contexto de nuestro país, al tiempo que despertó un gran interés en el nuevo libro escrito por varios profesores asociados a la facultad de economía.

A propósito del Séptimo Foro Urbano Mundial (WUF7)

Por: Quevin Zapata

El PIB lo mide todo, excepto lo que hace que la vida merezca la pena.”
-Robert Kennedy parafraseado por Joseph Stiglitz (Medellín, 8 de Abril de 2014).

Por estos días este evento realizado en la ciudad de Medellín yorganizado por elPrograma de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-Hábitat), ha sido un tema recurrente en los medios de comunicación, por lo que, para no entrar en redundancias, centraré mis esfuerzos en compartir la experiencia de vivir este importante evento mundial, desde el punto de vista de un estudiante que asistió con la intención de aprender un poco sobre las problemáticas de desigualdad social que existen en diferentes lugares del mundo, y los instrumentos que están siendo usados para combatir estas inequidades [1].

Para dicho cometido, dividiré mi exposición en dos partes, en la primera mencionaré algunas de las reflexiones que más me llamaron la atención, y en la segunda, basándome en un estudio realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo en América Latina y el Caribe, haré una invitación y expondré una pequeña opinión respecto a este

Reflexiones

1. El asertivo énfasis dado al concepto de resiliencia urbana,  el cual, valga la pena aclarar consiste en: “la capacidad de una ciudad expuesta a una amenaza para resistir, absorber, adaptarse y recuperarse de sus efectos de manera oportuna y eficiente, lo que incluye la preservación y restauración de sus estructuras y funciones básicas.” (Julio: 2012, p. 160).

Siendo así, como la importancia de dicho concepto radica en que en él se encuentra reflejado el proceso vivido en la ciudad de Medellín, toda vez, que en la historia reciente de la ciudad encontramos contextos sociales tan disímiles como el vivido en los años 80′s (época de gran violencia, en la que se enfrentó la institucionalidad contra el narcotráfico) , y el que se vive en la actualidad (en el cual la ciudad vive un auge en diferentes aspectos: sociales, económicos y culturales), por lo tanto, vemos como la ciudad ha sabido reinventarse y salir adelante por medio de la resiliencia urbana [2]

2. La importancia de los servicios públicos a la hora de medir un desarrollo incluyente y equitativo, la cual se evidenció de forma magistral, en un panel integrado por representantes de: Colombia, Sudáfrica, Alemania, Nepal y Estados Unidos.  En el que se expusieron los casos de algunas ciudades en materia de servicios públicos domiciliarios, de los que quiero resaltar el de Nepal, que se asemeja al vivido en Kenia y Zambia; pues en estas ciudades existen kioscos (particulares) en los que venden agua a las comunidades, los cuales se han asociado con prestadores de servicios públicos locales, ya que estos pueden garantizarles el acceso a grandes volúmenes de agua, y, que está sea potable y segura. Traigo estos ejemplos a colación, porque a raíz de estos casos surgió un debate en torno al mínimo vital de agua vs. la prestación por particulares de estos servicios de primera necesidad, el cual se contrastó con el modelo de energía prepagada que EPM ofrece a las poblaciones más vulnerables de la ciudad [3]. Adicionalmente, su gerente Juan Esteban Calle Restrepo, contó que EPM está ejecutando un plan piloto de un modelo de prestación de servicio de agua prepagada.

De este debate,  quiero rescatar que los casos de África y Asia, evidencian las bondades que puede tener para el Estado trabajar mancomunadamente con los particulares a la horade proveer ciertos servicios básicos a comunidades que por circunstancias económicas o institucionales no pueden acceder a servicios que son necesarios para su subsistencia. Es de anotar, que esta propuesta debe analizarse con mucho cuidado,  pues el Estado no puede dejar de lado su papel de trabajar en pro del desarrollo de estas comunidades desfavorecidas.

3. Los retos de la Agenda Post 2015 [4], fueronabordados en la mesa redonda de investigadores urbanos (integrada por investigadores de la UNAM, el UCL, la Universidad de Manchester y el Banco Mundial), algunos de estos son:

  • Un crecimiento económico incluyente, el cual ayude a generar bienestar y desarrollo en los quintiles más bajos de las sociedades.
  • Un desarrollo sostenible, que propenda por un crecimiento económico que sea sustentable y tenga presente que vivimos en un mundo con recursos finitos, en el cual, si seguimos empeñados en crecer a toda costa sin medir los impactos medioambientales, terminaremos legando a las futuras generaciones un mundo inhabitable.
  • Que la economía se transforme y genere prosperidad, resiliencia y desarrollo equitativo.

Si bien los retos son enormes, es necesario recordar que si se comparan estos tópicos con los objetivos del milenio, el foco de atención se centrará en menos problemáticas.

Caso de estudio

Finalmente, quiero terminar invitándolos a leer un corto libro lanzado por el BID en el WUF7,  intitulado  “Se busca  vivienda en alquiler. Opciones de política en América Latina y el Caribe”, el cual parte de la premisa de que:

 “El alquiler puede ser una alternativa eficiente para resolver el déficit habitacional en la región, toda vez  que los quintiles de bajos ingresos de la población se encuentran en la disyuntiva de si optar por vivir en un asentamiento informal o en una vivienda en alquiler, en donde el primero cuenta con condiciones inferiores de calidad y ubicación en comparación con el segundo. Por lo cual, se deben implementar políticas públicas que ayuden a incentivar la oferta y la demanda de más viviendas arrendadas.”

Siendo así, el motivo de mi interés radica en el hecho de que fomentar la habitación en viviendas arrendadas implica un enorme problema de pérdida de oportunidad, en el que se estaría privando a los quintiles de bajos ingresos de optar (con la ayuda de incentivos estatales) por obtener una vivienda propia, la cual servirá para acrecentar su patrimonio familiar, y en última instancia brindar a las futuras generaciones mejores condiciones de partida, a las que tuvieron sus progenitores. Es por esto, que me queda un sinsabor, al pensar que este estudio debió propender mejor  por un modelo de política pública en el que se buscará re-estructurar la figura del leasing, concentrando los esfuerzos estatales en subsidiar un leasing habitacional para personas de bajos ingresos.

Nota al pie

[1] Al respecto les recomiendo un libro lanzado en el WUF7, e  intitulado: “Construcción de ciudades más equitativas. Políticas públicas para la inclusión en américa latina”. El cual centra su análisis en torno a  “una estrategia de planeación urbana sustentable, leyes e instituciones para la igualdad y una estrategia local que permita crear oportunidades económicas para todos”  y se encuentra en las publicaciones del Banco de Desarrollo de America Latina

[2] Precisamente en la semana del WUF7 la Fundación Rockefeller anunció que Medellín había sido seleccionada para unirse a la Red de 100 Ciudades Resilientes (ver: 100 Resilient Cities Rockefeller Foundation.)

[3] El cual hace parte del Programa de Habilitación  de Viviendas, que  “se centra en la provisión de servicios públicos básicos –energía, aguas, gas- a sectores urbanizados que se encuentran dentro de la zona de cobertura, y cuya dificultad para conectarse se debe a la escasez de recursos de sus habitantes y a la situación de marginalidad legal y social en la que se desenvuelven” información obtenida de la página de EPM, para más información, véase: Presentación sobre energia prepagada EPM

[4] Al respecto recomiendo ver el informe: El Futuro que Queremos para Todos, el cual “contiene las principales recomendaciones que el Grupo de Trabajo de Naciones Unidas para la Agenda de Desarrollo Post 2015 entregó al Secretario General de Naciones Unidas”

Bibliografía

Julio, J. (2011). ¿Hacia una resiliencia urbana?. Revista Zero, 27,  p. 160 – 163