"Reportaje Foro: Los dolores y las oportunidades de la movilidad en Bogotá”

Por: Santiago Espitia Pinzón

Subdirector de Contenido

Estudiante de la Maestría en Economía

@SanEsPinzon

 

La movilidad y el transporte público son temas centrales de la coyuntura socioeconómica actual de la capital colombiana. Bogotá es una ciudad que enfrenta múltiples retos en un área que juega un papel fundamental en el desarrollo y en la calidad de vida de sus habitantes. El caos vehicular, los embotellamientos, los accidentes y la ineficiencia del transporte público son situaciones a las que día a día se debe enfrentar todo bogotano. Además, la implementación de políticas efectivas de movilidad es uno de los mayores retos que tendrá el presente y los futuros gobiernos distritales que tenga la ciudad.  A partir de esto, y en el contexto del lanzamiento de la decimocuarta versión de su edición impresa, la Revista Supuestos organizó el foro Los dolores y las oportunidades de la movilidad en Bogotá en la Universidad de los Andes. Los panelistas invitados y el moderador de la sesión fueron, respectivamente, Eduardo Behrentz, Ph.D. en Ciencia e Ingeniería Ambiental de la Universidad de California y decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de los Andes; Daniel Raisbeck,  editor del PanAm Post y excandidato a la alcaldía de Bogotá; y, Jorge Tovar, Ph.D. en Economía de la Universidad de California y profesor de la Facultad de Economía de la Universidad de los Andes.

 

La introducción al foro fue hecha por dos de los autores del artículo central de esta reciente edición de la revista, a decir, Lina Arias y Santiago Espitia, estudiantes de la Maestría en Economía en la Universidad de los Andes. Los problemas de la masificación del uso del automóvil en la ciudad y un breve análisis de las propuestas de movilidad de la actual alcaldía bogotana fueron el centro de la intervención. En particular, se resaltaron los incentivos a la utilización de la bicicleta como medio de transporte alternativo y los desincentivos distritales al uso del carro como las dos mejores alternativas potenciales para solucionar los problemas de movilidad en el mediano plazo para Bogotá.

 

Luego de introducido el tema central del foro por estos miembros de la revista, inició la exposición de cada uno de los panelistas. En primer lugar, la palabra fue dada al decano de la Facultad de Ingeniería, Eduardo Behrentz, quien hizo un breve recuento histórico de la evolución del transporte público y expuso algunas proyecciones respecto a lo que se espera del uso de medios de transporte, de cara a las próximas décadas en la capital colombiana. El balance final de los datos y argumentos presentados por el panelista fue poco alentador: para los próximos 20 años se espera que el uso del transporte público se reduzca de aproximadamente el 60% al 40% de los viajes urbanos diarios de los bogotanos. Además, atado a la misma tendencia, el uso del automóvil se incrementará de aproximadamente un 18% a un 35-40%. Es decir, de la mano del desarrollo de la ciudad y el crecimiento de la capacidad adquisitiva de sus habitantes, la masificación del automóvil privado continuará en detrimento de la situación del transporte urbano.

 

Por su parte, la ponencia de Daniel Raisbeck estuvo enfocada en presentar una posible solución a los problemas de la ciudad en el rubro de discusión. A partir de un análisis del origen-destino de los viajes urbanos de los bogotanos, el excandidato a la alcaldía estuvo en la capacidad de concluir que la actividad laboral de Bogotá está concentrada en una única zona de la misma. El gran problema que se deriva de ésta situación es que los trabajadores se ven en la necesidad de hacer viajes muy largos, desde los extremos de la ciudad hasta aquella zona donde la actividad se concentra. Es decir, este es uno de los generadores del caos vehicular que vive a diario la ciudad capitalina. Ahora bien, este es un tema que podría tener una solución de mediano plazo que podría llegar a ser muy eficiente: incentivar la generación de diferentes puntos de aglomeración de la actividad laboral a lo largo de toda la ciudad. Así, las personas no estarían obligadas a transitar tramos muy largos para llegar a sus trabajos, sino que podrían encontrar ocupaciones más próximas a sus hogares. Luego, sería posible reducir la longitud y el tiempo de muchos de los viajes diarios de los bogotanos, tal que se ofrecería una solución muy viable al problema de la movilidad bogotana.

 

Así pues, la ponencia de Daniel Raisbeck fue la descripción de una potencial solución al preocupante diagnóstico esbozado por el doctor Behrentz momentos antes. Una postura y una visión en torno a posibles futuros de la movilidad quedaban plasmados en las exposiciones de los dos panelistas del foro. Posteriormente, se hizo una sesión de preguntas en las que se trataron temas de integración de la movilidad capitalina con la del departamento, de cultura ciudadana, de la competencia gubernamental para la solución de los problemas en este frente y algunos otros temas relacionados. El balance final del evento dejó claro que la ciudad enfrenta retos muy importantes y que las perspectivas de cara al futuro podrían ser aún más preocupantes, pero que -como contraparte- existen potenciales soluciones que podrían permitir que, con la correcta adopción de medidas por parte de la alcaldía, la situación mejore notablemente en el mediano y largo plazo.