Perspectivas económicas y desafíos para América Latina

Por: Helena M. Suárez A.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) fue creado en 1944 tras la conferencia de Bretton Woods como mecanismo de respuesta a los problemas financieros de La Gran Depresión (1929). Desde ese entonces, el objetivo del FMI ha sido administrar los recursos y supervisar la política monetaria y comercial de sus miembros, quienes tienen derecho a ser asistidos financieramente, siempre y cuando preserven el orden en el sistema monetario internacional.

Ahorabien, la dirección para el hemisferio occidental del FMI está a cargo de Alejandro Werner, economista del Instituto TecnológicoAutónomo de México y doctor en economía del MIT. Werner realizó la presentación del estudio “Perspectivas económicas y desafíos para América Latina” en la Universidad de los Andes el pasado 30 de enero.

En la primera parte de la conferencia, Werner habló sobre las proyecciones de crecimiento económico para Estados Unidos, China y la Unión Europea. Aclaró que para los países emergentes se espera una desaceleración en el PIB, mientras que para economías desarrolladas la proyección es de crecimiento. El caso de China fue discutido por algunos asistentes, pues representa el problema contrario al que se enfrenta América Latina. Cabe aclarar que como China venía presentando altos niveles de inversión y de ahorro, debería disminuir su inversión y movilizar sus recursos a otros países para mantener un balance económico sano y sostenible. Es decir, expandirse en términos de inversión extranjera directa y de financiamiento. Por otro lado, quedó claro que la estructura institucional de la Unión Europea dificultó la corrección (recuperación), sobretodo al comparar este caso con el de EE.UU, que logró estabilizar el mercado laboral, al generar más empleo e inversión, lo cual disminuyó la presión sobre la demanda agregada y redujo la carga fiscal.

Otro punto importante fue el caso de América Latina. En general, el FMI espera una desaceleración concentrada en los países del cono sur. Según Werner, este fenómeno se puede explicar desde dos perspectivas. La primera de estas se refiere a los impactos del choque del precio del petróleo. La baja en el nivel de exportaciones y la disminución en la inversión afectó directamente a aquellas economías que dependen del petróleo, como es el caso de Venezuela (el 33% del rubro de exportaciones). Esto se debe a que dejaronde recibir un porcentaje alto de sus ingresos, pues ante una disminución del 50% en el precio del petróleo se deja de recibir un 15% de ingresos.  Sin embargo, según el FMI este no es el caso para la mayoría de los países de la región. De hecho, para algunas economías, como Brasil, Argentina y México,  resultó ser un choque positivo pues podrían llegar a desarrollar cierto potencial petrolero, aunque el nivel de rentabilidad es discutido, pues no es clara la relación entre el nivel de produccióny el costo marginal. Además, países de Centro Américay el Caribe presentaron un efecto ingreso alto tras la disminución en el precio del petróleo.

La segunda forma de explicar la desaceleración de la región es que las economías están cerca de su nivel potencial. Es decir,  si bien han venido creciendo, a partir del 2015 disminuirá el ritmo al que crecen, pues el boom de commodities ya pasó y por lo tanto no se verá un aumento en la inversión, ni una expansión en la demanda agregada o en el nivel de productividad. El punto más importante es que aunque estas economías no van a crecer a las tasas de años pasados, probablemente no van a entrar en déficit así su nivel de ahorro sea bajo, pues son flexibles en su tipo de cambio, entonces, para mantener la competitividad no necesitan fijar su moneda al precio del dólar. Es por esto que la depreciación no debe ser un síntoma de preocupación para América Latina, pues no se están generando efectos inflacionarios y en general hay un ambiente de solidez macrofinanciera. Por lo tanto, al amortiguar la apreciación del dólar se estaría estableciendo una ventaja sobre Europa pues la inversión en la región se podría encarecer ya que no hay problemas sistémicos en la región.

Porúltimo, Werner se refirió  a los retos de política pública que debe afrontar la región, enfatizando que el problema es estructural y que recae sobre la educación. Fue claro en decir que los gobiernos ya no se deben enfocar en los niveles de cobertura sino en la calidad de la educación, pues en el largo plazo se evidenciará más productividad, inversión y crecimiento.  También dijo que el problema normalmente no es de financiamiento sino de la forma en la cual se gastan los recursos e hizo énfasis en el empoderamiento de las familias desde la economía política, para generar nuevas metodologías y enfocarse en educar más que en cuanto gastar (uso de las nuevas tecnologías). En síntesis, para Werner, el impacto distributivo de la economía política se ve como el reto de “trabajar con las autoridades locales para lograr un equilibrio   óptimo entre lo que es técnicamente deseable y políticamente viable”

Imagen recuperada de: http://www.larepublica.co/globoeconomia/mercosur-y-la-alianza-los-dos-lados-de-am%C3%A9rica-latina_39390