Una mirada al futuro económico de Colombia 2018- 2022

Juliana Bonilla Rojas

Estudiante de Economía.

j.bonilla@uniandes.edu.co

Universidad de los Andes

 

David Montero Liévano

Subdirector de Relaciones Públicas

Estudiante de Economía y Administración de Empresas

ds.montero@uniandes.edu.co

Universidad de los Andes

 

En las últimas décadas, se ha podido observar con mayor notoriedad como la elección democrática de un presidente, junto con el desarrollo de sus políticas económicas, conlleva una serie de implicaciones económicas determinantes para el rumbo del país no solo en su periodo de mandato, si no en el largo plazo cuando su impacto será tangible. En el caso colombiano, el desarrollo económico del país está sujeto, en cierta medida, a la postura política de su dirigente, la cual incide directamente en la formulación de políticas económicas que buscan dar solución prioritaria a problemas de diversa relevancia en el territorio colombiano. A lo largo de este texto se expondrán las principales prioridades que debe asumir el nuevo gobierno en materia económica. Posteriormente, se evaluarán las distintas posturas económicas de los principales candidatos a la presidencia (Iván Duque, Gustavo Petro y Sergio Fajardo) según la última encuesta publicada por Invamer el pasado domingo 20 de mayo, para dar solución oportuna a los retos económicos de la nación. Finalmente, se analizará el posible impacto económico en el largo plazo y en temas cuya magnitud afecta de forma agregada al país tales como: calificación de riesgo, aumento del PIB, la valorización del peso frente dólar y el desarrollo económico general.

En términos generales, el desarrollo económico del país se encuentra actualmente sesgado por una serie de incidentes y variables exógenas entre las que se encuentran: la disminución de la renta petrolera, ralentización de la industria nacional, corta magnificación de las exportaciones y la devaluación del peso frente al dólar. Las anteriores variables han afectado directamente el crecimiento en materia económica que el país llevaba realizando hasta el año 2014. Por lo tanto, se ha decidido destacar los tres principales retos para afrontar por parte del nuevo presidente de la república.

 

Déficit fiscal

En lo que tiene que ver con el déficit fiscal en el país, el Ministerio de Hacienda se impuso la meta de reducir el déficit fiscal para el año 2018 un 3,1% del PIB . Este tipo de objetivos poseen una gran relevancia ya que, derivado del correcto cumplimiento de la meta, depende la calificación de riesgo soberana y consecuentemente la conservación del grado de inversión. Aun así, el panorama no es del todo alentador, puesto que en 2017 se cumplió la meta de reducir el déficit fiscal en 3,6% del PIB , el recaudo tributario fue 3,8 billones COP inferior al previsto (Mera, 2017). En consecuencia, de lo anteriormente expuesto y sumado a otros factores tales como el débil crecimiento del PIB, la calificadora Standard & Poor´s rebajó la calificación crediticia soberana en moneda extranjera del país, lo cual, supone un gran reto económico ya que de esta calificación depende en gran medida el nivel de inversión extranjero. Según Guillermo Perry, exministro de Hacienda y actual profesor de la Universidad de Los Andes, la disminución de los ingresos fiscales derivados de la renta petrolera han afectado notoriamente el desarrollo económico del país, rezagando el aumento del PIB y limitando el crecimiento nacional que se venía dando hasta el año 2014 (Perry, 2017). El déficit fiscal en la actualidad aún se encuentra bastante alto (cercano a los 6000 millones de pesos en lo corrido del 2017 según el Banco de la República) debido al contexto en el que ha visto inmersa la economía colombiana en los últimos 3 años, es por esto que el próximo gobierno el ministerio de hacienda debe limitar los parámetros presupuestarios para la ejecución de los distintos proyectos implícitos en el gasto público.

 

Financiación del estado

En cuanto a financiación del Estado, el reto se enfoca principalmente en garantizar el cumplimiento de la regla fiscal sin sacrificar el gasto público destinado a programas sociales. Por esta razón, se debe hacer un esfuerzo por optimizar el manejo del gasto y su distribución. Según Perry, tal como recomendó en el foro de Perspectivas de política fiscal llevado a cabo en la Universidad de Los Andes el pasado 19 de abril, el reto fiscal del nuevo gobierno será sustancial en la medida que el Ministerio de Hacienda debe recurrir a todo tipo de herramientas para aumentar la financiación del estado modificando la actual regla fiscal. Este tipo de afirmaciones se ratifican analizando el último informe de la Comisión del Gasto y la Inversión Pública, en donde las recomendaciones de mejorar el proceso presupuestal y racionalizar los subsidios a las personas naturales y jurídicas son significativas en la coyuntura económica actual.

La mejora del proceso presupuestal requiere de una serie de cambios significativos que solo se verían representados en una reforma tributaria donde se reforme la distribución de impuestos a las personas naturales y se disminuya la magnitud de impuestos a las empresas. Los privilegios tributarios actualmente carecen del objetivo que se les propuso inicialmente como lo es incentivar ciertos sectores económicos y zonas francas. Por lo tanto, su implementación en el sistema tributario colombiano debe ser dada de baja en el corto plazo. (Min. Hacienda, 2018)

Por otro lado, la plataforma de recaudación tributaria implementada por la DIAN también requiere ser modificada extensivamente para lograr disminuir los índices de evasión de impuestos. El aumento de la capacidad tecnológica y la planeación estratégica deben ser los pilares fundamentales de la DIAN para lograr ejercer un mayor control sobre la población evasora de impuestos.

 

Sistema pensional

De la mano del gasto del Estado se encuentra la inversión en el sistema pensional el cual, por su carácter regresivo y su baja cobertura debe ser replanteado. Lo anterior se sustenta teniendo en cuenta que para el año 2017 el nivel de cobertura alcanzó solo 1,8 millones de personas de las cuales 5,5 millones que se encuentran en edad de jubilación. Es decir, la cobertura llegó a tan solo un 27% de la población prevista (Anif, 2017). En cuanto a regresividad, esta se da debido a que los individuos de estratos altos y mayor poder adquisitivo se benefician, en mayor medida, de los subsidios pensionales. Lo anterior, se expone cuando se analiza que los dos quintiles más bajos reciben 2% del PIB del gasto, el quintil más alto recibe el 2,5%. En otras palabras, 65% de los subsidios pensionales terminan en el quintil con mayor poder adquisitivo, mientras que a los dos quintiles con menor poder adquisitivo llega únicamente el 2% (Anif, 2017 ).

 

Panorama electoral

Ahora bien, el panorama electoral para las próximas elecciones se compone de distintos candidatos cuyas tendencias políticas se encuentran bastante marcadas por sus posiciones frente al rumbo que debería tomar la economía nacional. Según la última encuesta presidencial, publicada el pasado 20 de mayo por Invamer, Iván Duque lidera la opción de voto con un 41,5%, seguido por Gustavo Petro con 29,5% y Sergio Fajardo con un 16,3%.

Por un lado, el candidato Iván Duque propone reactivar la inversión y aumentar la productividad agregada por medio de una simplificación a sistema tributario junto con la racionalización del gasto público, según la información proveída por su folleto oficial de propuestas. Por otro lado, Gustavo Petro posee un lineamiento de políticas económicas encaminadas a la institucionalización y fortalecimiento de lo público, fomentando la injerencia del estado en el mercado y en la formulación de políticas económicas regulatorias, según un artículo publicado por Publimetro el pasado 15 de mayo.  Finalmente, Sergio fajardo propone apoyo gubernamental a los programas de emprendimiento empresarial de las Pymes y una reestructuración del gasto nacional donde los proyectos relacionados con la educación, ciencia y tecnología recibirán un mayor presupuesto con la finalidad de aumentar la confianza del consumidor y así incentivar la economía nacional. Analizando las propuestas del orden económico de los principales candidatos presidenciales, se denota la gran polarización entre las tendencias políticas de Gustavo Petro e Iván Duque, ya que mientras uno propone la incentivación al uso de políticas públicas para regular los factores que inciden en la ralentización del desarrollo económico, el otro incentiva la racionalización de la injerencia estatal en el mercado junto con una reducción del gasto gubernamental, privilegiando la inversión. No obstante, Sergio Fajardo proyecta una postura bastante neutra frente a la intromisión gubernamental sobre la formulación de políticas públicas en la economía nacional.

 

Solución ideal a las problemáticas  

Consecuentemente, las políticas macroeconómicas a desarrollar, independientemente de los candidatos, buscarán una solución eficiente frente a las distintas problemáticas implícitas en el territorio económico. Sin embargo, para la población colombiana es relevante saber cuáles serán las finalidades que tendrán la implementación de las propuestas económicas de los candidatos en el futuro del país. A continuación, se describe el posible impacto de las más probables reformas a la economía que serán llevadas a cabo durante el próximo mandato presidencial.

 

De acuerdo con Fedesarrollo, se espera que el PIB colombiano crezca un 2,5% durante 2018. Esto como resultado de una mejor dinámica productiva y un pronóstico de inflación de 3,5% dentro del rango meta (Fedesarrollo, 2018). Ahora bien, si se llegan a dar reformas en lo que tiene que ver con política fiscal, sistema pensional y temas relacionados con el presupuesto, el crecimiento podría alterarse positivamente.

 

En materia fiscal, una reforma estructural del manejo y priorización del gasto para la reducción del déficit fiscal resulta necesaria para garantizar la sostenibilidad crediticia del país. Asimismo, los impactos de una reforma que reestructure las magnitudes de tributación y disminuyan la carga de impuestos junto con un aumento del gasto público, permiten aumentar el PIB junto con el desarrollo económico del país. Teniendo en cuenta que, según los datos de Fedesarrollo, la Reforma tributaria aprobada en 2016 sería insuficiente para mantener la dinámica de gasto público actual (Fedesarrollo, 2017). Por lo tanto, si una reforma estructural fiscal es llevada a cabo, la debilidad de las finanzas públicas podría superarse y la inversión extranjera podría mantenerse en niveles adecuados gracias a una mejora en la calificación de riesgo crediticio.

 

Paralelamente, en lo que a valorización del peso frente al dólar se refiere, entran en juego diversas variables como el aumento o la disminución del precio del petróleo en los mercados internacionales y la tenencia extranjera de títulos de deuda pública nacionales (TES). En primer lugar, tal como lo señaló el Ministerio de Hacienda, de la totalidad de TES, el 26,65% está en manos de inversionistas extranjeros (Min. Hacienda, 2018). Lo anterior, de acuerdo con Gregorio Gandini, profesor de la Universidad Javeriana y la Universidad Jorge Tadeo Lozano, influye en la tasa de cambio porque el flujo de moneda extranjera afecta la oferta y la demanda del mercado de divisas internacionales en el país (Gandini, 2018). Asimismo, el reciente repunte del precio del barril de petróleo ha contribuido a la revaluación del peso frente al dólar porque gracias a la venta del petróleo a un mayor precio ingresan más divisas al país. Lo anterior es importante dado que Colombia es un país mayoritariamente importador, por lo cual, tal como sucedió en el año 2016 si se da una revaluación muy alta del dólar americano frente al peso colombiano, el precio de las mercancías transables aumentará y por consiguiente aumentarán los precios al consumidor y con estos la inflación. En consecuencia, uno de los retos económicos futuros se enfoca en incentivar el crecimiento de la industria nacional, para mantener el valor de la moneda local frente a la internacional en un nivel que garantice que la economía será competitiva y que lo consumidores puedan acceder a los bienes y servicios a un nivel de precios razonable.

 

En conclusión, como se expuso a lo largo del texto, los retos económicos que tendrá que afrontar el próximo presidente del país influirán en su toma de decisiones, en las reformas que lleve a cabo con sus respectivas implicaciones y en el rumbo general en el que guiará a la economía nacional. La restricción del gasto público es necesaria para generar desarrollo económico, mantener la calificación de riesgo soberana y consecuentemente la conservación del grado de inversión nacional. Por otro lado, el planteamiento y la ejecución de una nueva reforma tributaria es imprescindible para el correcto funcionamiento de la financiación del gobierno junto con su regla fiscal. Finalmente, el funcionamiento del sistema pensional actual lo condenan a su ruina y por lo tanto la reestructuración de la contribución junto con la implementación eficiente de este van de la mano. De igual forma, en cuanto a reformas se refiere, la atención debe girar en torno al impacto de éstas en el crecimiento del PIB, la priorización y manejo adecuado del gasto público junto con las políticas fiscales necesarias para expandir la demanda agregada y así generar un mayor desarrollo de la economía colombiana.

 

Referencias:

Anif. (2017, septiembre). Elementos para una Reforma Estructural Pensional (REP). Recuperado el 13 de febrero de 2018 de http://www.anif.co/sites/default/files/investigaciones/anif-refpensional0917.pdf

 

Departamento Nacional de Planeación (15 de febrero de 2018). Históricos Producto Interno Bruto PIB. 2018. Recuperado el 16 de Febrero de 2018 de https://www.dane.gov.co/index.php/estadisticas-por-tema/cuentas-nacionales/cuentas-nacionales-trimestrales/historicos-producto-interno-bruto-pib

 

Fedesarrollo. (2017, enero 22).  Tendencia Económica. Informe Mensual de Fedesarrollo. No. 182 y 183. Bogotá: Fedesarrollo, enero. URI: http://hdl.handle.net/11445/3503

 

Mera, S. (2017, diciembre 22). Revisión Plan Financiero 2017-2018. Informe de Coyuntura. Banco Davivienda S.A.S. Recuperado el 13 de febrero de https://www.davivienda.com/wps/wcm/connect/0c9c9db2-03dd-447c-aae1-48ddb86770f6/Plan+Financiero+2017+-+2018.pdf?MOD=AJPERES&CACHEID=0c9c9db2-03dd-447c-aae1-48ddb86770f6

 

Ministerio de Hacienda. (2017, julio 28). Presupuesto general de la nación 2018. Recuperado el 13 de febrero de 2018 de http://www.minhacienda.gov.co/HomeMinhacienda/ShowProperty?nodeId=%2FOCS%2FP_MHCP_WCC-087873%2F%2FidcPrimaryFile&revision=latestreleased

 

Perry, G. (19 de septiembre de 2017). Precandidatos presidenciales y encrucijada económica y fiscal [Mensaje en un blog]. Recuperado de: http://focoeconomico.org/2017/09/19/precandida-presidenciales-y-encrucijada-economica-y-fiscal/

 

País, C. p. (febrero de 2018). Iván Duque Centro Democrático. Obtenido de:

https://d3n8a8pro7vhmx.cloudfront.net/construyendopais/pages/351/attachments/original/1508533978/FOLLETO_PROPUESTAS.pdf?1508533978

 

Hacienda, M. d. (2018). Ministerio de Hacienda. Obtenido de:

http://www.minhacienda.gov.co/HomeMinhacienda/ShowProperty?nodeId=/OCS/P_MHCP_WCC-096783//idcPrimaryFile&revision=latestreleased