Una reelección de Congresistas con pocos matices de Justicia

Por: José Miguel Bejarano & Diego Lozano

Los eventos políticos en Colombia han marcado diferentes etapas en la vida social, cultural y económica del país. Diferentes hechos, desde el asesinato de Luis Carlos Galán en 1989, hastael último escándalo por un nuevo carrusel de contratación o las acciones de los grupos armados al margen del a ley, nos han marcado como ciudadanos y también como votantes. Este último aspecto ha sido un punto crucial para determinar el futuro a largo plazo de este país. Cada evento político que ha ocurrido nos ha generado una cruzada de sentimientos: la constitución de1991, el proceso 8000 o el rescate a Ingrid Betancourt. Todos estos eventos, algunos extremadamente decepcionantes yotros muy esperanzadores, nos han configurado un imaginario colectivo sobre cómo es el aparato estatal y cómo este debería funcionar. Nos hemos convertido en unos votantes indiferentes y desinteresados, cansados de la clase política y sumamente pesimistas respecto de nuestra capacidad para cambiar el estado de cosas.

Mucho se ha dicho sobre la reiterada enfermedad de Colombia; “vivimos en un país sin memoria” pero no reflexionamos sobre las consecuencias que esta amnesia colectiva conlleva. Estamos ligados a grandes probabilidades de repetir los errores del pasado, pero más que esto, sí olvidamos donde resideel poder capaz de las transformaciones sociales, es decir, la manifestación   del pueblo expresada en el voto, con total seguridad, los actos de corrupción y la decepción colectiva seguirán imperantes en el orden estatal. La frecuencia de los más aberrantes hechos políticos ha propiciado que confundamos nuestro desinterés con impotencia. Estamos encerrados en un imaginario que establece que todo lo ocurrido en las principales esferas de poder público no tiene conexión alguna con nuestra vida diaria, y que los que están allá arriba son intocables. Lastimosamente estamos sofocados de escándalos políticos, criticando siempre la estructura estatal y habituándonos auna cultura reformista más que inoperante. Por más que cada nuevo congreso y gobierno plantee una nueva gran reforma, este país necesita mejores políticos: personas que refuercen las instituciones, en lugar que las instituciones restrinjan a las personas (Gaviria, 2008) .

Entre tantos hechos políticos que han estremecido al país en la última década, vale la pena profundizar y analizar con delicadeza uno en particular debido a la coyuntura electoral en la que nos encontramos. Después de dos años de debate y finalizando el primer periodo legislativo de 2012, se estaban discutiendo los pormenores para definir una de las reformas más importantes y necesarias para el país: la que pretendía reestructurar la rama judicial. La así llamada “reforma a la justicia” planteada por el gobierno nacional y debatido por ambas cámaras en el Congreso de la República creó uno de los escándalos políticos más estremecedores de los últimos tiempos.

En el marco de este arduo debate, que tenía como fin modificar varios artículos de la Constitución Política y siguiendo el procedimiento para actos legislativos, el Senado y la Cámara de Representantes enviaron, cada una, 6 de sus integrantes para conciliar el último texto de la reforma a la justicia. Así pues, se reunieron 12 congresistas en total con el único propósito de hacer una integración armónica de las propuestas que tanto senadores como representantes hicieron y aprobaron en primera instancia. Sin embargo, este fin fue desdibujado, ya que los conciliadores no se limitaron a su deber, es decir, no se limitaron a integrar lo dicho por el Senado de una Parte y por la Cámara de otra, pues aprovechándose de que tenían el texto de la reforma a su merced, introdujeron artículos que en ningún momento fueron debatidos, vulnerando con ello no solo el principio de legalidad que debe regir la conducta de todo servidor público, y que los congresistas más que nadie deberían representar, sino la institucionalidad del país en sus bases (Redacción Política, 2012). Por si fuera poco, los artículos introducidos arbitrariamente estaban dirigidos a ampliar su poder y fuero como congresistas, haciendo más difícil el obrar de la justicia sobre ellos.

Esto último se puede evidenciar en las siguientes modificaciones y adiciones que se le hicieron a la reforma: (i) la exclusión de la violación del régimen de inhabilidades e incompatibilidades como causal de pérdida de investidura, (ii) reducción del número de magistrados de la Corte Suprema de Justicia que conocen de un proceso penal donde es acusado un congresista, (iii) la exigencia de la presentación personal de los ciudadanos que pretendan denunciar a los congresistas. Numerosas personalidades yorganizaciones civiles denunciaron este grave hecho de traición a la nación, como lo deja ver Viviane Morales cuando afirmó;  “…Antes los procesos de estos eran investigados por la Fiscalía y juzgados por un amplio número de magistrados, ahora todos estos procesos pasarán a conocimiento de tres magistrados. Eso es impunidad” (Judicial, 2012). También la Misión de Observación Electoral (MOE) estableció que esto representa un atentado “contras las garantías de los ciudadanos en un Estado Democrático de Derecho, fomenta la impunidad y acentúa la falta de credibilidad institucional (Elespectador.com, 2012). Estos son apenas unos ejemplos de unos cuantos “micos”, haciendo más grave aún la acción que llevaron a cabo.

Este acto innegable de corrupción y falta de ética profesional no debe quedar impune, y como ciudadanos debemos tomar conciencia de las implicaciones de la actuación de estos congresistas para que no puedan tener la oportunidad otra vez de manejar los hilos de la rama legislativa del poder público a su antojo. Es así como a continuación se presenta una reseña de cada uno de los integrantes de la mencionada mesa de conciliación que aspira a reelegirse:

Juan Manuel Corzo

  • En su polémica gestión en el congreso vale la pena recordar quién es el expresidente del Senado. Este congresista lleva cuatro periodos en la corporación, es nacionalmente reconocido por sus declaraciones: “prefiero no robar al Estado y que me paguen la gasolina” o “es imposible sostener los gastos y tener gasolina para dos carros” con el sueldo de un congresista. En su periodo de presidencia de la corporación, Corzo presidió la sala de conciliación y el desarrollo del debate a la reforma a la justicia. Ha sido investigado por nexos con la parapolítica y por escándalos con las notarías de Cúcuta (Política, 2012).
  •  Campaña reeleccionista: este candidato abandera su campaña con el lema “Por vocación-La Lucha Social.”      

En primera instancia, sus actuaciones y declaraciones como parlamentario prácticamente invalidan en gran medida su lema de contienda electoral. Con el sueldo de un congresista (24’053.349 de pesos) este senador encuentra insuficiente sus ingresos para al menos sostener dos camionetas (Dinero.com, 2013). ¿A quién está representando con esta “lucha social” que le está vendiendo al electorado? El honorable senador se supone que está representando alpueblo y la democracia colombiana, en donde 14,6 millones de colombianos viven bajo la línea de la pobreza, con unos ingresos de $190.000 pesos mensuales (ZOLIP, 2013). Es más que claro que la única lucha que este servidor público ha representado ha sido la de los aumentos de beneficios económicos para él y sus pares. Más difícil que pagar la gasolina de dos camionetas con 24 millones es darle de comer a toda una familia con 190 mil pesos. Al menos un consuelo sería que por lo menos ejecutará el trabajo que debe hacer en los pocos meses laborales de un congresista, pero al parecer no le alcanzó el tiempo para leer una de las reformas estructurales del Estado más importantes de los últimos años. Si no cumplió su principal función como presidente del Senado, ¿Por qué deberíamos seguirle pagando tan exorbitante sueldo? La única respuesta sería para seguirle subsidiando su gasolina.

Germán Varón Cotrino

  • Hace parte del partido Cambio Radical. Representante a la Cámara, actualmente en campaña para llegar al Senado de la República. El único proyecto que se le reconoce en el quehacer popular es el de la ley Antitramites que entró en vigencia en 2012. Su trayectoria política se la debe en gran medida al apadrinamiento que recibió del exministro German Vargas Lleras. Enfrentó varios escándalos cuando estuvo en la personería de Bogotá y también se vio envuelto en polémicas por su cercanía a German Olano actualmente inhabilitado por el “carrusel de la contratación” (Barbosa, 2012).
  • Campaña reeleccionista: su lema “necesitamos un senado que verdaderamente lo represente a usted”.

Lo que primero salta a la vista es que si el senador Varón está próximo a cumplir 3 periodos como Representante a la Cámara, definitivamente no logró una Cámara que representara “verdaderamente” al ciudadano colombiano. Su campaña electoral se ha establecido en regiones como el Eje Cafetero, especialmente en el Quindío, en donde ha suscitado mucho descontento con la población regional ya que no se entiende el nexo de este candidato con el departamento y se ve su campaña como un intercambio de favores con la política regional.

Carlos Edwar Osorio Aguilar

  • Representante a la Cámara por el partido de la U y actualmente en campaña para esa misma corporación. Ha sido presidente de la comisión de acusaciones de la Cámara de Representantes, con los exiguos resultados que éste órgano jurisdiccional ha aportado a la justicia en Colombia. Increíblemente este congresista ha sido reconocido por una buena gestión e incluso la revista Semana lo nombró como uno de los mejores debutantes en la corporación. Hecho que hace pensar que su actuación en esta discutida sala de conciliación fue puro acto de ingenuidad, o al fin y al cabo no era tan buen “primiparo” en el fogueo legislativo como se creía (Política, 2012).
  •  Campaña reeleccionista: su lema es “el Tolima y la paz nuestro compromiso”. No se puede desmeritar la gestión de este congresista, ha hecho un buen trabajo y puede que su lema de campaña de verdad signifique la labor que plantea ejecutar. Ojalá él mismo no manche su gestión con actos tan deplorables como fue su participación en esa sala de conciliación.

Gustavo Puentes Díaz

  • Representante a la Cámara, avalado por el partido Conservador, transitando sobre su segundo periodo, además de haber sido parte del escándalo de la conciliación de la reforma antedicha, se encuentra actualmente investigado por tráfico de influencias en el escándalo de la Dirección Nacional de Estupefacientes.

Roosvelt Rodríguez

  • Ha tenido varios proyectos de ley. Este representante planea cursar su tercer periodo en la corporación.
  • Campaña reeleccionista: lema de su campaña “Valle Caucanos la sociedad se transforma con equidad – Unidos por la educación”.

Orlando Velandia Sepúlveda

  • Actualmente es Representante a la Cámara, se encuentra en campaña para una curul en el Senado avalado por el partido Liberal. Éste ingeniero y abogado hizo parte de la nefasta comisión de conciliación, siendo uno de los 6 elegidos por la Cámara de representantes para integrarla. Es conocido por ser uno de los principales promotores de la penalización del aborto, incluyendo los casos permitidos por la Corte Constitucional: malformación del feto, peligro para la vida de la madre y en caso de violaciones (C-355 de 2006).

Jesús Ignacio García Valencia

  • De una larga trayectoria política, este Senador por el partido Liberal es considerado un especialista en “micos”, además de ser parte de esta conciliación, en 1989 fue uno de los promotores de un artículo de la reforma a la justicia presentada por el gobierno de Virgilio Barco,  donde se plasmaba que los colombianos acusados por narcotráfico no pudieran ser extraditados; reforma que sería hundida por el mismo gobierno. Posteriormente, en 1995, en el marco del escándalo por el proceso 8000, el doctor García volvió a aportar su sabiduría promoviendo dentro de la ley de Seguridad Ciudadana del Gobierno Samper, un artículo que evitaba que los congresistas fueran investigados por recibir dineros de narcos para su campaña, hasta tanto los aportantes no fueran condenados. Así pues, pareciera que este honorable congresista está destinado a ser participe trascendental en reformas prioritarias, en donde se juega todas sus cartas promoviendo dudosos intereses (Noticias Uno, 2012).

Eduardo Enríquez Maya

  • Un verdadero cacique electoral del departamento de Nariño, Senador por el partido Conservador, fue ponente del referendo para la segunda reelección del ex Presidente Álvaro Uribe Vélez. En 2008 fue investigado por presuntos vínculos con paramilitares, en 2011 se le abrió investigación penal y disciplinaria por ser considerado parte en el escándalo del Dirección Nacional de Estupefacientes (Gonzalez, 2011).
  • Campaña reeleccionista: Su lema de campaña es “si legisla”, curioso el reduccionismo de este argot publicitario, pues no se trata de legislar por legislar, sino de hacerlo bien.

Juan Carlos Restrepo Escobar

  • Es abogado especialista en gasto público, Senador por el partido Cambio Radical, aspira a repetir escaño en las próximas elecciones del 9 de marzo. Paradójicamente hace parte de la comisión de “Ética y Estatuto del Congresista”. A parte de su vinculación al escándalo de la reforma a la justicia, también fue salpicado por presunto conflicto de intereses por no declararse impedido para la pasada elección de Procurador General de la Nación, razón por la cual le fue abierta una investigación en la Corte Suprema de Justicia junto con otros 27 senadores (Política, 2013).

Luis Fernando Duque

  • Miembro del partido Liberal, economista de la Universidad de Medellín, es Senador de la República en virtud de la destitución e inhabilidad de la Senadora Amparo Arbeláez Escalante. Se encuentra enfilando baterías para hacer parte del Senado de la República 2014-2018 (Minuto30, 2014), a pesar de haber sido parte de la conciliación a la reforma a la justicia.

Martín Emilio Morales

  • Ex alcalde de San Antero, Córdoba, ejerce como Senador de la República por el partido de la U. Además del escándalo por la fallida reforma a la justica, el senador afronta una demanda de pérdida de investidura junto con otros nueve colegas pues hizo parte de la plenaria que eligió al procurador pese a que existía investigación disciplinaria en su contra(Política, 2013).

Alejandro Carlos Chacón Camargo

  • Actualmente Representante a la Cámara por el departamento de Norte de Santander avalado por el partido Liberal. Tiene una larga historia de trabajo en el sector público en la ciudad de Cúcuta. Cuenta con estudios de maestría en derecho penal y criminológico.
  • Su lema de campaña es “somos el futuro”, definitivamente ha tenido que apelar a este eslogan tan poco consistente pues, habida cuenta de su participación en la conciliación de la reforma a la justicia, no hizo nada muy enorgullecedor en el pasado y del presente poco, pues si ya es representante cabe preguntarse ¿De qué futuro habla?, si ya está donde debería estar trabajando con rectitud.

Estos congresistas intentaron reformar el aparato judicial creando un espacio más permisivo y laxo con sus actuaciones. Es decir, no sonsolo “los micos” que le metieron a la reforma un acto despreciable, también lo es el mensaje claro que enviaron al país: que el plan es que sus acciones corruptas tengan más posibilidades de quedar por fuera de la justicia. ¿Qué se estaría moviendo bajo las curules de los congresistas donde esta reforma hubiera sido aprobada? Creo que el sentimiento generalizado seria de escalofríos y de nauseas solo con dimensionar que actos ilegales podrían estarsecocinando en la corporación con una justicia aún más laxa.

Al ver la anterior reseña de los candidatos que hicieron parte de esta mesa de conciliación y que buscan su reelección en la corporación, podemos encontrar que en su mayoría sus actuaciones en la reforma de la justicia no fueron las únicas en representar un escándalo y una traición a todo lo que un congresista debe representar. No se puede negar que para unos pocos este hecho representó casi su único escándalo o error durante su gestión, pero no por esto deberíamos ser más permisivos o tolerantes frente a muchas repugnantes intenciones de los legisladores.

Recordemos un punto central y sobretodo fundamental a la hora de estudiar la institución pública más desprestigiada del país: los Honorables Senadores y Representantes a la Cámara son escogidos por el pueblo, es decir, el pueblo es su jefe y es el que crea un contrato laboral con estos. Una relación laboral implica que cuando el empleado no cumple con sus funciones, es negligente u obra en sentido perjudicial para la empresa, el empleador está en su derecho de sancionar con reducciones salariales o inclusive con el despedido del empleado. Es claro que nuestro poder directo sobre la veeduría y sanción de la gestión de los padres de la patria es limitada. ¿Si estos incumplen debemos seguirles pagando su desorbitante sueldo durante el resto de su periodo? Claramente el mercado de los congresistas no permite fijar un salario que refleje la productividad de estos, porque si fuera así deberían recibir máximo un ingreso entre 18 y 31 salarios mínimos, no los 38 que les terminamos pagando (Nupia, 2013). Por tanto, el único poder restante que nos queda como sus jefes es cumplir con nuestro deber de auditores y no reelegirlos si no fueron competentes con su trabajo. No merecen ser otra vez depositarios de nuestra confianza, pues su labor de representar los intereses de cada uno de nosotros la han tergiversado y el escándalo de ésta reforma de gran trascendencia y que el país necesita a gritos, es la prueba reina de que por lo que verdaderamente se esfuerzan en su quehacer diario es en representar sus propios intereses.

Demostremos nuestro poder como votantes si queremos demostrar nuestro descontento e indignación con gestiones tan nefastas como las de los congresistas aquí mencionados. Utilicemos nuestro voto en aras de una renovación política que no perpetúe a personajes de este calibre al interior de poder legislativo. Tomemos partido por nuevos candidatos que creamos nos puedan representar mejoro votemos en blanco. Esta última opción, genera dos grandes mensajes; la claridad de los ciudadanos frente a cuáles son sus deberes y derechos como jefes al escoger estas personas que desean prestar sus servicios al país, y la capacidad de ser una sociedad proactiva y consciente de la importancia de su activismo político, que es capaz de exigir buenos servidores públicos, servidores que de verdad funcionen en pro del beneficio social y no personal. Qué bueno sería volver a ver un congreso que vuelva a ser comandado por verdaderos “padres de la patria”, más no por los que hasta ahora lo han comandado, en muchos casos, verdaderos “asaltantes de la patria”.

Bibliografía

Barbosa, N. (2 de Febrero de 2012). Germán Varón Cotrino. Obtenido de La Silla Vacía: http://lasillavacia.com/perfilquien/31084/german-varon-cotrinoDinero.com.

(10 de Octubre de 2013). El salario de la indignación. Obtenido de Dinero.com: http://www.dinero.com/actualidad/nacion/articulo/cuanto-ganan-congresistas-colombia/185849Elespectacor.com.

(21 de Junio de 2012). Viviane Morales calificó reforma a la Justicia como “cinismo institucional” . Obtenido de El Espectador: http://www.elespectador.com/noticias/judicial/viviane-morales-califico-reforma-justicia-cinismo-insti-articulo-354437Elespectador.com.

(21 de Junio de 2012). Califican reforma a la justicia como “un camino a la impunidad” . Obtenido de El Espectador: http://www.elespectador.com/noticias/politica/califican-reforma-justicia-un-camino-impunidad-articulo-354430

Gaviria, A. (2008). Paradojas Políticas . En A. Gaviria, Uribenomics y otras paradojas(págs. 41-56). Bogotá: Norma.Gonzalez, M.

(17 de Junio de 2011). La Silla Vacía . Obtenido de http://lasillavacia.com/perfilquien/25258/eduardo-enriquez-mayaMinuto30.

(23 de Enero de 2014). Minuto30.com. Obtenido de http://www.minuto30.com/politica/seccion-elecciones-2014/candidatos-senado/luis-fernando-duque-candidato-liberal-al-senado-por-el-mejoramiento-integral-de-los-colombianos/Noticias Uno.

(24 de Junio de 2012). NoticiasUno.com. Obtenido de http://noticiasunolaredindependiente.com/2012/06/24/noticias/las-noches-de-los-micos/Nupia, O.

(5 de Noviembre de 2013). La Silla Vacía . Obtenido de http://lasillavacia.com/elblogueo/blog/cuanto-deberia-ganar-un-congresista-en-colombia-46020Política.

(28 de Agosto de 2012). Juan M. Corzo es uno de los políticos más criticados del país. Obtenido de El tiempo: http://m.eltiempo.com/politica/presidente-del-congreso-juan-m-corzo-poltico-criticados/10429915

Política. (9 de Junio de 2012). Semana.com. Obtenido de http://www.semana.com/nacion/articulo/legislativo-destacados-promocion-2012/259244-3

Política. (17 de Octubre de 2013). Semana.com. Obtenido de http://www.semana.com/nacion/articulo/conflicto-de-intereses-en-reeleccion-de-procurador-ordonez-senadores/361327-3

Redacción Política. (20 de Junio de 2012). Reforma a la justicia: ventana a la excarcelación de políticos. Obtenido de El Espectador: http://www.elespectador.com/noticias/temadeldia/reforma-justicia-ventana-excarcelacion-de-politicos-articulo-354406

ZOLIP. (2013). Indicadores de Pobreza en Colombia. Obtenido de Alta concejería presidencial para Bogotá : http://wsp.presidencia.gov.co/bogota/prensa/2013/Zolip/Paginas/Indicadores-de-pobreza-en-Colombia.aspx

Las opiniones aquí expresadas son estrictamente de los autores y no representa ninguna opinión o posición de la Revista.