Historia y memoria, procesos inevitables si se consolidara la paz en Colombia

Por: Juliana Marín
j.marin10@uniandes.edu.co

La justicia transicional es un término del que se ha oído hablar mucho por estos días, debido a las negociaciones con las FARC. Éste“se usa para designar aquellos procesos de rendición de cuentas que adelantan las sociedades estatales en relación con crímenes políticos y de masas perpetrados en el pasado, en situaciones de turbulencia política como las que son propias de las transiciones de la guerra a la paz y la de la dictadura a la democracia” (Orozco, 2009).  Dado que el país actualmente está en la vía de un proceso de negociación (transición de la guerra a la paz), en este artículo se mostrará la relación entre justicia transicional, historia y memoria, resaltando el papel de las víctimas que ha dejado el conflicto armado.

Para entender esta relación, primero hay que definir bien los límites entre historia y memoria ya que estos pueden presentarse confusos para muchos. En el libro “El pasado. Instrucciones de uso” de Enzo Traverso se resalta la distinción que hace Maurice Halbwachs,  que dice: “[La] Historia supone una mirada externa sobre los acontecimientos del pasado, mientras que la memoria implica una relación de interioridad con los hechos relatados. La memoria perpetúa el pasado en el presente, mientras que la Historia fija el pasado en un orden temporal cerrado” (Traverso, 2007). En conclusión, si bien ambas vuelven al pasado, la memoria es algo más personal y subjetivo mientras que la Historia se presenta como algo ajeno y externo.  Es por esto que P. Nora le da a la historia el nombre de pasado muerto y a la memoria el de pasado vivo.

Una vez clara estadiferencia, se puede proceder a mostrar la relación de estos conceptos con la justicia transicional. Según Orozco (2009), hay quienes creen que la justicia transicional va en una dirección donde se busca que la historia(pasado muerto) reviva y se vuelva memoria (pasado vivo) para “sanar” los hechos. Por otro lado, están los que lo piensan en el otro sentido, en donde la memoria viva se entierra y se transforma en historia. No obstante, para el autor, la justicia transicional se puede entender bilateralmente pero con una distinción temporal. En el periodo inmediato a la post-guerra, la justicia transicional debe traer la historia y convertirla en memoria. Pero a largo plazo se debe usar esta herramienta para invertir el proceso (de memoria a historia) de tal manera que se instaure algún tipo de normalidad en la sociedad.

Para contextualizar al lector, se explicará a continuación de donde surge la relación entre historia, memoria y justicia transicional. Los mecanismos de la justicia transicional surgen en la inmediata post-guerra de la Segunda Guerra Mundial, para darle un castigo a quienes habían sido culpables por el Holocausto. Esto se vio representado en los juicios de Nuremberg y el juicio de Eichman. En estos juicios se abrió un espacio para darle voz a los sobrevivientes para que contaran sus experiencias, por esto se dice que “El juicio de Eichman en Jerusalén fue, […] un teatro exitoso de la memoria, en la medida en que fue capaz de repotenciar y resignificar la memoria reprimida del Holocausto en la generación de los sobrevivientes-inmigrantes” (Orozco, 2009). Sin embargo, a estos juicios se les criticó el hecho de que fueran justicia de vencedores, es decir, que los países que ganaron la guerra fueron quienes juzgaron a los que perdieron. En Colombia si bien no se ha dado un juicio como los mencionados anteriormente, sí se está abriendo un espacio, en estas negociaciones de la Habana, para lograr la participación de las víctimas y así iniciar una reconstrucción de la verdad. Esperando que en un futuro haya un proceso jurídico como los que hubo en la post-guerra de la Segunda Guerra Mundial.

A diferencia de lo que se ha visto en la historia de Colombia, las víctimas ahora son protagonistas de las decisiones y políticas que realiza el gobierno. Es por esto que elpunto fundamental en las negociaciones que se están llevando a cabo en la Habana es la reparación de las víctimas, ya que tal y como dice Paula Gaviria Betancur, Directora general Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas, no se puede lograr una paz sostenible si no se pone por encima de todo la reparación de las víctimas (Universidad de los Andes, 2012) . En menos de una década, la reparación y memoria de las víctimas se ha convertido en parte fundamental de los debates políticos, tanto así que el presupuesto que se designa al desarrollo del marco institucional paraesto es de 54.9 billones de pesos (Rettberg, 2013).  Más aun, “por lo menos en 10 años más, las victimas y su reparación jugarán un rol crucial en los gastos del Estado colombiano así como la definición de los mecanismos de la justicia transicional” (Rettberg, 2013).   Es decir, Colombia adelanta un proceso para darle una voz a quienes han resultado afectados por la violación de sus derechos.  Lo interesante en esto es que hay un sentido nacional para que esto sea cierto, es decir, el 87% de la población total del pueblo colombiano cree que a pesar de que hay otras necesidades en el país, sí se debe hacer una reparación a las víctimas. (Rettberg, 2013)

Para terminar, se podría ver la justicia transicional como un mecanismo para reconciliar a los principales afectados por el conflicto armado en Colombia pero aunque se han adelantado ciertos procesos, aún queda mucho camino por recorrer. Es decir, “desde el punto de vista de las víctimas, el tema de la reparación resulta central, por cuanto para algunas de ellas las reparaciones son la manifestación más tangible de los esfuerzos que hace el Estado por remediar los daños que han sufrido” (Orozco, 2009). En este momento, el país se podría encontrar en un proceso en donde, dándole una voz a las víctimas, se busca revivir los hechos pasados, es decir tomar el pasado muerto para “revivirlo” y convertirlo en un pasado vivo. Con el fin de que pueda haber una reconstrucción de la verdady un reconocimiento a las poblaciones más afectadas. No obstante, después de llegar a un acuerdo con las FARC, se debe volver a un pasado muerto para proceder a instaurar una normalidad en el país. Es por esto que se puede decir que la historia y la memoria son procesos inevitables si se consolidara la paz en Colombia.

Bibliografía

Orozco, I. (2009). JUSTICIA TRANSICIONAL EN TIEMPOS DEL DEBER DE MEMORIA. Bogotá: TEMIS S.A.

Traverso, E. (2007). EL PASADO. INSTRUCCIONES DE USO. Hisoria, memoria política. . Barcelona: Marcial Pons, Ediciones jurídicas y Sociales, S.A.

Rettberg, A. (2013). Victims of the Colombian Armed Conflict: The Birth of a Political Actor. Universidad de los Andes, Ciencia política , Bogotá.

Universidad de los Andes. (2012). Camino a la paz. Recuperado el 08 de 08 de 2014, de Con verdad, con justicia y con reparación: http://www.uniandes.edu.co/xplorer/especiales/paz2/video2.html

El Holocausto: Un sitio de aprendizaje para estudiantes. (s.f.). Recuperado el 16 de 08 de 2014, de LOS JUICIOS DE NUREMBERG: http://www.ushmm.org/outreach/es/article.php?ModuleId=10007722

Nora, P. (1996). Realms of Memory. The Construction of the French Past. New York: Columbia University Press.

Imagen recuperada de http://www.meta.gov.co/es/comite-de-justicia-transicional-aprobo-plan-departamental-de-prevencion-y-contingencia-de-las-violaciones-de-los-derechos-humanos-en-el-meta/