Una mirada a la crisis financiera de la eurozona

A finales del 2009 y comienzos del 2010, la Eurozona[1] entró en la mayor crisis financiera vivida luego de la Gran Depresión de 1930 y tal vez más profunda que ésta. Los acontecimientos provocados por la crisis financiera mundial en el 2007 (la quiebra de Lehman Brothers entre otros) generaron incertidumbre en los mercados financieros y bursátiles a nivel mundial y unidos a la situación fiscal de la Eurozona, ocasionaron el desplome del euro. La Eurozona perdía credibilidad junto al euro ocasionando un mal clima entre los inversores.

¿Cómo surge la crisis?

En Octubre de 2009, Grecia estima su déficit para ese año en 12.7% del PIB muy por encima del 6% estimado anteriormente. Esto preocupó a la Comisión Europea[2] junto con el suceso de las irregularidades en las cifras fiscales de Grecia, que por más de una década habían sido disimuladas tanto las de deuda pública como las de déficit, superando los límites permitidos por el Tratado de Maastricht[3] Existía la posibilidad de una cesación en el pago de la deuda griega y de un contagio de la crisis financiera lo que encendió las alarmas en los países de la Eurozona. ¿Podría Grecia remediar su situación financiera? ¿Se extendería la crisis al resto de países de la Eurozona y de la Comunidad Europea (CE)?

Las agencias internacionales calificadoras de riesgo bajaron la calificación de los bonos griegos; la crisis aumentó el déficit y en mayor cuantía su deuda, la inversión se volvió más riesgosa, los capitales fueron retirados del país y subieron las tasas de préstamo para Grecia. La Eurozona empezó a temer por una desestabilización causada por el efecto que pudiera tener la situación griega sobre países con economías débiles como los PIGS[4] que debieron tomar medidas mucho más agresivas respecto a su situación fiscal para evitar ser afectados por la crisis griega.

Sin embargo, la situación de Grecia era muy grave y su plan de austeridad excesivo no era suficiente para sobreponerse a la crisis. Así, luego de muchos encuentros, discusiones y temores y pese a la inconformidad de Alemania –quien cubriría la mayor parte del préstamo- la Eurozona en el mes de mayo de este año, decidió aprobar el paquete de ayuda económica a Grecia –no sin antes imponerle condiciones muy fuertes- en el que también intervendría el FMI.

La incertidumbre en el mercado mundial y la consecuente caída del euro fueron producidas por la imposibilidad de la Eurozona de llegar a un acuerdo sobre la situación de Grecia porque mostraba una falta de coordinación en sus políticas y la existencia de diferencias entre los países y sus dirigentes. Las bolsas mundiales se desplomaron debido a la especulación financiera de Grecia y la posibilidad de contagio al resto de la Eurozona junto con la vulnerabilidad del euro pusieron en jaque la estabilidad financiera y económica de Europa y el resto del mundo. ¿Por qué afectaba tanto a Europa la crisis financiera de Estados Unidos de 2007?

Esa crisis se concentra en especial en los países de la zona euro, por tres razones: 1) porque estos países han avanzado tanto en el sistema de ayudas sociales a sus ciudadanos que el peso de su gasto público es enorme, y difícilmente sostenible ahora en tiempos de vacas flacas, en que los ingresos públicos se han reducido drásticamente y no se ve su recuperación a corto plazo, 2) porque recortar el déficit requiere recortar gasto público: funcionarios, pensiones, ayudas sociales, etc., y nadie quiere perder sus privilegios. Los primeros los sindicatos (…) 3) porque los países de la zona euro están unidos por la moneda común y los problemas de unos los pueden arrastrar a todos(Paperblog).

¿Qué tan grave es la crisis?

Luego de la crisis de 1930 la crisis financiera del 2009 es la más profunda que ha experimentado y afectado seriamente no solo la Eurozona sino toda la CE. Dada la magnitud y lo imprevisible de la crisis, la Comisión Europea, los ministros de hacienda y en general los responsables de la política económica se han visto obligados a tomar y adoptar medidas coyunturales de forma rápida pero efectiva para paliar los efectos en el corto plazo y evitar el desplome de las economías en el largo plazo.

Para Atkinson (2009) los efectos distributivos de la recesión actual son mucho mayores a los provocados en 1930; “(…) creo más probable que esta recesión sea causa del aumento de la desigualdad económica” especialmente porque las economías en la actualidad están mucho más conectadas que hace 80 años y los países más pobres son más vulnerables a los shocks externos. La globalización facilita el contagio y los efectos de las crisis se esparcen más rápidamente.

Por otro lado, Koopman y Székely (2009) afirman que la huella dejada por la crisis es bastante profunda, ya que “la crisis puede tener un impacto negativo sobre la producción potencial a través de sus tres componentes principales: (i) mano de obra, medida en horas trabajadas en la economía, (ii) el capital social que se ve afectado por la inversión y (iii), el Factor de Productividad Total (TFP) [por sus siglas en inglés] que generalmente se toma como indicador de los avances tecnológicos”. La crisis podría tener un alto impacto tanto en el nivel del PIB de la Eurozona y la CE, como en su crecimiento que será muy bajo en los años siguientes.

Los analistas económicos y responsables de la política económica de los países de la Eurozona, coinciden en que las políticas diseñadas y aplicadas deben tener un enfoque común y que la sostenibilidad fiscal (política fiscal austera) es un punto clave para la recuperación de las economías y evitar la recesión. La Comisión Europea y los economistas están de acuerdo en que “hay que apretarse el cinturón” pese a que es una medida de doble filo y que de no tenerse cuidado podría acabar hundiendo más las economías.

En general el plan de recuperación para la Eurozona y la CE va encaminado hacia la estabilización de cada una de las economías y el restablecimiento de su crecimiento evitando la caída de la producción potencial y por tanto del consumo y la inversión pese a las objeciones de algunos países que se encuentran en una mejor situación económica y financiera.

¿Qué se espera de la crisis económica para la Eurozona? El camino de la recuperación.

Quedan grandes retos de ahora en adelante para la Eurozona, aún cuando hay pequeños signos de recuperación, esta será lenta y a un costo alto. Sin importar el nivel al que los países de la eurozona enfrentan la crisis, no debe olvidarse el enfoque coordinado por el que propugna la Comisión Europea del que dependerá el éxito de las medidas tomadas así como también de la rigurosidad con la que se ejecuten las políticas. Sin embargo, deben prepararse para un largo período de recuperación hasta que vuelvan a su senda de crecimiento.

Joaquín Almunia lo dejó muy claro en el Foro Económico de Bruselas de 2009 “Tenemos que seguir aplicando medidas de estímulo fiscal lo más rápidamente posible. La Comisión seguirá de cerca la situación económica con cuidado y estará preparada para adoptar nuevas medidas si fuera necesario”. Esas medidas de estímulo fiscal deben contemplar no solo estrategias para contrarrestar la crisis actual sino también evitar errores cometidos en el pasado (crisis financieras y económicas pasadas) “impulsar el empleo a través de las reformas del mercado laboral y estimular la productividad y la formación de capital” (Almunia) sin olvidar el fortalecimiento en Innovación y Desarrollo y la lucha contra el cambio climático.

Nota al pie

  1. Conjunto de estados miembros de la UE que han adoptado el euro como moneda oficial desde el 1 de Enero de 1999, con el fin de aumentar su actividad económica, ya que la eliminación de incertidumbres y costos de transacción en los mercados de divisas y el aumento de transparencia en los precios de mercados facilita el intercambio.
  2. Órgano ejecutivo de la UE. Elabora propuestas de normativas europeas y gestiona la labor cotidiana de poner en práctica las políticas y aplicar los fondos europeos. La Comisión defiende los intereses del conjunto de Europa y vela porque todos los países miembros cumplan los tratados y normativas.
  3. También conocido como Tratado de la Unión Europea (TUE) el cual modifica los tratados fundacionales de la CE dándoles además del carácter económico que ya poseían un carácter político. Con la TUE se crea la Unión Europea.
  4. Sigla con la que se denota a Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España. En un juego de palabras también significa “cerdos” en inglés. España y Portugal tenían un déficit estimado más alto que el anterior para el año 2009 e Italia e Irlanda tenían una deuda pública bastante alta.

Bibliografía

  1. Aisen, A., I. Badilla., F. Jaque., y D. Moreno. (2010, Abr). “Crisis en la Zona Euro: Fundamentos tras el reciente aumento de Spreads Soberanos”. Economía Chilena. [En línea]. 13, (1), 83-93.
  2. Almunia. J., M. Monti., J. de Larosière., J. Viñals., y A. Atkinson. (2009, Jun). “Beyond the crisis: a changing economic landscape. Keynotes speeches at the Brussels Economic Forum”. 2009. ECFIN Economic Briefs. [En línea].
  3. Paperblog. (4 May. 2010)“Crisis de credibilidad en la Eurozona”. [En línea].
  4. European Commission. (2009,May). “Economic Crisis in Europe: Causes, Consequences and Responses”. European Economy. 7, 2009. [En línea].
  5. Hardy, J. “Eurozona: la crisis periférica está llegando a su fin”. Sala de Inversión. 19 May. 2010 [En línea].
  6. Koopman. Jan., y I. Székely. (2009, Jun). “The financial crisis and potential growth: Policy challenges for Europe”. ECFIN Economic Briefs. [En línea]. (3), 1-10.
  7. Pelegrí, A.“Líderes de Eurozona buscarán ahuyentar malos augurios sobre el euro”. Prensa Gráfica. 6 May. 2010 [En línea].
  8. Wikipedia. Crisis de la Eurozona en 2010. [En línea].
  9. Wikipedia. Eurozona. [En línea].
  10. Wikipedia. Tratado de Maastricht. [En línea].