Implicaciones económicas del control de precios a medicamentos en Colombia

Carlos   Arturo Guzmán Beltrán
Juan Sebastián Pérez Medina
Helena María Suárez Álvarez

En un país desequilibrado en términos de distribución del ingreso como Colombia, la intervención del gobierno para tratar de construir una sociedad más equitativa es un esfuerzo rutinario. Este es el caso de la implementación de un sistema de control de precios sobreun listado de medicamentos. La idea bajo esta recomendación de política (DNP, 2012) es facilitar el acceso a un mercado inelásticopara las personas que constituyen los sectores más pobres del país. Sin embargo, intervenir el mercado no es tarea fácil, pues cualquier política tiene consecuencias sobre la sociedad en su conjunto. En este caso, las implicaciones de la fijación de un precio máximo van más allá de la creación de un excedente en la demanda agregada de medicamentos, pues el choque sobre los laboratorios puede desestimular la producción de los mismos en la medida en que sevende a un precio por unidad por debajo del de mayor rentabilidad.  En este orden de ideas, el propósito de este articulo es presentar un análisis sobre las implicaciones de esta recomendación de política. Para esto, primero se expondrá el problema del establecimiento de un precio máximo, enmarcado en la teoría microeconómica. Posteriormente se explicarán lasprincipales causas e implicacionesde dicha política. Por último y a manera de conclusiónse presentarán los retos a los que se enfrenta el gobierno colombiano.

Dentro del marco teórico de la teoría neoclásica, un sistema de mercado se compone de la oferta, las empresas que producen un bien, y de la demanda, los consumidores interesados en consumir el bien. En equilibrio competitivo se debe llegar a un precio de mercado asociado a unas cantidades de producción, dada la interacción entre la oferta y la demanda, en donde se vacía elmercado, puesto que las cantidades ofrecidas son las mismas cantidades demandadas. En general, siempre y cuando haya un número considerable de consumidores y de oferentes en el mercado, y no haya barreras a la entrada o a la salida, los consumidores revelarán el valor máximo que están dispuestos a pagar por el bien. Simultáneamente, las empresas ofrecerán al precio de la última unidad producida, obteniendo así el precio y la cantidad de mercadoideal.

Sin embargo, el problema se presenta cuando los mecanismos de mercado no funcionan, lo que se denomina fallas de mercado. Por ejemplo, cuando por alguna razón asociada a la naturaleza del mercado, entran menos competidores de los que deberían entrar idealmente, se crea una posición de dominancia de las empresas presentes en el mercado. Entonces, los competidores van a tender a establecer un precio mayor al que ofrecerían en condiciones de competencia perfecta. Es decir, tienen la capacidad de fijar un precio más alto que aquel correspondiente a la última unidad producida.

En particular, una de las causas de la escasez de oferentes en el mercado farmacéutico es la costosa inversión en investigación y desarrollo para crear nuevos medicamentos. Es importante aclarar que como estos se encuentran dentro del conjunto de servicios de salud, su producción aunque costosa es socialmente deseable, así que se busca generar incentivos para que las farmacéuticas inviertan en investigación y desarrollo (en adelante I&D). Para esto, se incentivala utilización del mecanismo depatentes, en donde se trata de otorgar un monopoliotemporal al descubridor del fármaco, tras lo cual se crea una barrera a la entrada, hasta el vencimiento de la misma (normalmente diez años). Entonces, el productor de medicamentos va a cobrar la máxima diferencia entre el precio que fija la demanda y el precio de su última unidad producida, tras lo cual la empresa farmacéutica evalúa los posibles ingresos futuros que obtendría por la patente versus los costos presentes en I&D. Así, el descubrimiento de nuevos medicamentos va a depender de que los ingresos sean mayores a los costos, es decir, de que sea rentable producir.

Ahora bien, de acuerdo a Crawford y Shum (2005), la naturaleza de los fármacos como bienes de consumo y distribución depende de tres elementos. Por un lado, es posible sustituir el componente activo de una molécula por otro, lo cual le abre la posibilidad al consumidor de comprar un medicamento de marca o uno genérico. El segundo elemento se refiere al tipo de productor, si este es pionero o imitador de la molécula. Por último, si el medicamento se encuentra en el mercado necesita la autorización previa del médico para poder comprarlo, en cambio, si el medicamento es de venta libre no necesita ningún tipo de autorización previa para su consumo.

En el mercado el prescriptor es el médico que autoriza el medicamento según el diagnóstico de cada paciente. Es por esto que en la relación médico-paciente, el prescriptor tiene más información con respecto al paciente acerca del medicamento idóneo para tratar su enfermedad, por lo que hay un problema de asimetría de información, que es una falla de mercado. En concreto, el agente prescriptor puede actuar a beneficio del paciente o a beneficio suyo, en la literatura económica este comportamiento es denominado riesgo moral .  Así pues, aunque existan varias opciones en el mercado para tratarla enfermedad del paciente,  el distribuidor del medicamento puede buscar mecanismos para incentivar al prescriptor a que favorezca la autorización de un medicamento sobre otro.

Por otra parte, usualmente existen mecanismos en los sistemas de salud en donde los médicos se encuentran limitados a prescribir medicamentos dentro de un plan obligatorio de salud (POS ), lo cual, de acuerdo a Ellison et al (1997) ha aumentado la sustitución entre medicamentos de marca por genéricos. Sin embargo, no existe unanimidad respecto a la elasticidad de sustitución del precio de la demandade los mismos. Segúnlo expuesto por Vásquez et al. (2013), “los consumidores no están respondiendo al incremento de los precios de los medicamentos genéricos reduciendo su demanda de medicamentos de marca y aumentando el consumo de sustitutos” en la medida en quese presenta unademandainelástica. De esta manera, los medicamentos se podrían considerar bienes de lujo, lo que ocasionaría que algunos agentes prefieran pagar un precio más alto por mantener la marca, el reconocimiento, la fidelidad o la confianza en un determinado medicamento. 

Asimismo, es importante aclarar que frecuentemente sepresentan problemas en la fase de adquisición demedicamentos, pues muchas veces estos tienen precios muy altos y para algunas personas resulta imposible asumir su costo. En particular, de acuerdo aThe Economist (2010), Estados Unidos y Brasil tienen la mayor diferencia de precios entre el medicamento de marca y el genérico del antibiótico ciprofloxacin , con más de un 80% de diferencia. El precio del medicamento de marca en Estados Unidos es más de 101 dólares, en cambio, en países como Nepal e India el valor del mismo medicamento es menor a los 3 dólares. Así mismo, estudios de la Health Action Internationallos precios de algunos medicamentos en Colombia pueden superar los de algunos países desarrollados. De hecho, y de acuerdo a Bardey (2013), los precios de los medicamentos son más altos en Colombia porque el mecanismo de acceso al sistema de salud fomenta la insensibilidad de los agentes respecto al precio que deben pagar por los mismos.  Por lo tanto, al no haber una amenaza creíble de sustitución de fármacos por parte de los consumidores, los laboratorios cobran precios más altos.

Ahora bien, en Colombia la entidad institucional encargada de la regulación de medicamentos es el Ministerio de Salud y Protección Social. Sus funciones son las de expedir las Guías Técnicas de Análisis, y la actualización permanente de información sobre los precios y la calidad de los medicamentos. Además, se encuentran adscritas entidades encargadas de otros aspectos contingentes a la calidad y al precio de los medicamentos, por ejemplo la Comisión Nacional de Precios de Medicamentos (en adelante CNPM). Esta última, en 2006, y con el objetivo de proteger a los consumidores y de vigilar las posibles prácticas abusivas por parte de agentes involucrados en la cadena de distribución, determinó el control de precios en tres esquemas. El primero es un mecanismo de control directo, en donde el precio de un medicamento es equivalente al promedio de precios del mismo medicamento en nueve países . El segundo es de libertad regulada, por lo que dentro de unos criterios y metodología, los productores y distribuidores modifican los precios máximos de referencia. El tercero es de libertad vigilada, tal que los productores y distribuidores determinen libremente los precios, siempre y cuando informen en detalle las variaciones y determinaciones de sus precios. 

Así pues, las implicaciones de la política farmacéutica pueden tener varias interpretaciones, sin embargo a continuación seanalizarán desde una perspectiva económica de la salud. En este orden de ideas, se supondrá que el mecanismo de asignación de precios máximos entra en operación. A partir de entonces se podría presentar una disminución de los rendimientos totales de los grandes laboratorios (dueños de las moléculas) por lo que la probabilidad degenerar un efecto negativo que desincentivara la inversión en I&D aumentaría. De esta manera se debería calcular un precio ideal para que el bienestar social prime, sin necesidad de desincentivar la inversión en investigación.

Sin embargo, Lobo (2013) describe al control de precios de los medicamentos como un mecanismo complejo e ineficiente, con resultados muchas veces contrarios a los buscados.  De hecho,  Sierra (s.f) demuestra que dicha política es ineficiente pues genera altos costos de regulación sin reflejar ganancias significativas.  Además, y aunque aún no ha sido objeto de estudio, se podría esperar que se presenten casos de corrupción en las altas esferas administrativas de las farmacéuticas. En donde, con el fin de disminuir los altos costos de transacción se intente persuadir, mediante un estímulo económico por ejemplo, a las entidades reguladoras, para saltarse las regulaciones impuestas. En conclusión, lo que se observa es una propuesta con un alto nivel de complejidad, que al enfrentarse a un mercado altamente lucrativo y delicado por su carácter social, presenta obstáculos y debería ser materia de evaluación para poder ser considerada una herramienta de regulación eficiente. 

A partir de lo anterior se pueden plantear tres retos principales a los que se enfrenta el gobierno colombiano con el fin de garantizar el derecho a la salud de los ciudadanos, en el marco de un sistema eficiente que logre articular el funcionamiento del ministerio de salud con entidades como el DANE, Colciencias o el INVIMA (Conpes, 2012). En este orden de ideas, es fundamental resolver los problemas de asimetrías de información previamente mencionados, por lo que se espera que el gobierno logreincorporar un (i) Sistema de información en donde haya claridad acerca del precio, el acceso, la calidad y el uso de los medicamentos. Por otra parte, (ii) la construcción de una institucionalidad fuerte en materia de vigilancia y control resulta vital a la hora de evaluar el impacto de la fijación de un precio máximo sobre el acceso aciertos medicamentos. Finalmente, (iii) Laadecuación del capital humano correspondiente al servicio farmacéutico es muy importante, en la medida en que de esta manera se mitiga el efecto sobre los pacientes de los efectos que resultan del problema del principal-agente.

Bibliografía

Bardey, D. (2013). La silla vacía. Recuperado de http://lasillavacia.com/elblogueo/blog/los-precios-de-los-medicamentos-en-colombia-por-david-bardey

Congreso de la República de Colombia. (2004). Acceso a medicamentos escenciales y de alto costo. Recuperado de ftp://ftp.camara.gov.co/UATL/eal/019%20Acceso%20a%20medicamentos%20esenciales%20y%20de%20alto%20costo.pdf 

Crawford, G., Shum, M. (2005). Uncertainty and Learning in Pharmaceutical DemandRecuperado de http://citeseerx.ist.psu.edu/viewdoc/download?doi=10.1.1.322.4577&rep=rep1&type=pdf

Departamento Nacional de Planeación. (2012). Documento CONPES 148. Recuperado de http://portalterritorial.gov.co/apc-aa-files/40743db9e8588852c19cb285e420affe/CONPES_148_1.pdf 

Ellison, S et al. (1997). Characteristics of Demand for Pharmaceutical Products: An Examination of Four Cephalosporin'sRecuperado de  http://economics.mit.edu/files/7214

Krugman, P.,Wells, R. (2006). Introduccion a la economia: microeconomia. Barcelona: Reverté.

Ministerio de Salud. República de Colombia. (2015). Plan Obligatorio de Salud (POS). Recuperado de https://www.minsalud.gov.co/salud/POS/mi-plan/Paginas/Mi-Plan.aspx

Lobo, F., Feldman, R. (2013). Generic Drug Names and Social Welfare. Recuperado de http://jhppl.dukejournals.org/content/38/3/573.abstract

Ministerio de Salud. República de Colombia. (2015). Regulación de medicamentos. Recuperado de  https://www.minsalud.gov.co/salud/MT/Paginas/medicamentos-regulacion-precios.aspx

Sierra, F. (s.f). Impacto generado por el Régimen de Control Directo sobre 10 medicamentos relacionados especialmente a enfermedades con carácter prioritario como el cáncer, la hipertensión arterial y la artritis. Recuperado de https://biblioteca.uniandes.edu.co/visor_de_tesis/web/?SessionID=L1Rlc2lzXzIyMDEzMjIwLzI0NTgucGRm

The Economist. (2010). Drug Economy. Recuperado de http://www.economist.com/node/15320793

Vásquez, J et al. (2013). Elasticidad de la demanda por medicamentos en el mercado farmacéutico privado en Colombia. Recuperado de http://publicaciones.eafit.edu.co/index.php/ecos-economia/article/view/2162/2157

World Health Organization. (2003). Drugs and money. Amsterdam: IOS Press