LAS CIFRAS DEL BALÓN: SOCIEDADES ANÓNIMAS Y FÚTBOL COLOMBIANO

 

Diego Alejandro Parra Álvarez

Subdirector de Comunicaciones & Mercadeo

Estudiante de Economía

Universidad de los Andes

 

Era 9 de abril de 2011 y se jugaba la décima fecha del campeonato del Fútbol Profesional Colombiano. Millonarios recibía a Deportes Quindío en el Campin y no tuvo piedad del equipo de la ciudad de Armenia, que sufrió una goleada de 5 a 0. En efecto, el Quindío había presentado una nómina de jugadores de las divisiones inferiores que no pasaban de los 17 años. Los jugadores del plantel de primera división decidieron no presentarse al partido como protesta por los sueldos de tres meses que les debía el equipo. Este episodio del fútbol colombiano es evidencia de la crisis financiera del 2011, que obligó a algunos clubes a declarar una situación de crisis económica. Las deudas de los clubes profesionales en cuanto a salarios, seguridad social e impuestos, además de las bajas asistencias a los partidos, derivaron en la inminente crisis del balompié nacional.

La situación se agravaba y el Gobierno Nacional decidió intervenir. Se realizó un seguimiento de los procesos administrativos y financieros de los clubes de fútbol, pero la medida más importante tomada por el Gobierno consistió en la modificación de la normatividad legal, que en el pasado obligaba a la mayoría de los equipos a constituirse como organizaciones sin ánimo de lucro. En ese sentido, se llevó a debate un proyecto que buscaba agilizar el proceso de transformación de los equipos de fútbol de corporaciones sin ánimo de lucro a sociedades anónimas. Con ello se esperaba que los clubes tuviesen la oportunidad de encontrar el capital requerido para pagar sus deudas y garantizar su funcionamiento (Pasto, 2011).

Así pues, la llamada Ley del Fútbol (1445 de 2011) permitió la transformación de los clubes a sociedades anónimas, ofreciendo mejores incentivos para la inversión de capital. Según la Ley 1145, todo equipo que se volviera sociedad anónima debía democratizar su capital vía emisión de títulos, cuyo techo era la Unidad de Valor Tributario (Jiménez, 2015). Se establecía que dichos clubes debían tener como mínimo 5 accionistas y un capital superior a 1.000 SMLMV, en tanto que las corporaciones o asociaciones deportivas debían tener como mínimo 500 afiliados y un capital superior a 100 SMLMV (Pasto, 2011). De esta manera, para diciembre de 2011 ya eran 21 los equipos del fútbol colombiano que se habían registrado como sociedades anónimas, entre los que se encontraban 10 de primera división y 11 del torneo de ascenso (Palacios, 2011).

¿Qué impacto tuvo la conversión de los equipos de fútbol a sociedades anónimas? ¿Podría decirse que la inversión de capital permitió acabar con la crisis del 2011? Lo cierto es que en 2015, el balance de los 36 equipos profesionales del fútbol colombiano presentado por la Superintendencia de Sociedades mostró, por primera vez en cuatro años, cifras positivas (El Tiempo, 2015). El análisis incluye el comparativo de 31 clubes en el periodo 2014 – 2015 que presentaron informes bajo norma local (PUC). Allí se registraron utilidades por 2.892 millones de pesos, una cifra que permitió superar los saldos rojos de los últimos tres informes anuales elaborados por la misma entidad (Superintendencia de Sociedades, 2015).

En primer lugar, es evidente que los equipos consolidaron la tendencia de ascenso en el nivel de activos y patrimonio. De acuerdo al gráfico 1, el activo de 31 clubes aumentó en 27,4% en 2015 y el patrimonio lo hizo en 30%. Este comportamiento se debe, entre otros, a los procesos de capitalización adelantados en el marco de la Ley 1445 de 2011 (Superintendencia de Sociedades, 2015).

Gráfico 1

Fuente: Superintendencia de Sociedades. (2015).

De igual forma, los clubes reportaron ingresos operacionales por 303.675 millones de pesos en el 2015, lo que representó un incremento del 21,2 % frente al 2014. Asimismo, la Superintendencia de Sociedades atribuye a los cambios administrativos que han tenido la mayoría de los equipos la recuperación de los márgenes entre 2012 y 2015 (Tabla 1). En palabras de Francisco Reyes, Superintendente de Sociedades: “Esta forma asociativa ofrece mayor transparencia, mejor gobierno corporativo e incentivos para la inversión de capital” (Martínez, 2016).

Tabla 1: Margen Operacional 2012-2015.

Fuente: Superintendencia de Sociedades. (2015).

Más aún, las cifras reflejan una diversificación del negocio. (Superintendencia de Sociedades, 2015). Con el nuevo esquema, los clubes no solo se concentran en la generación de ingresos en la taquilla, también han fortalecido otras fuentes como la venta de artículos deportivos, la participación en eventos nacionales e internacionales, el préstamo y la venta de derechos deportivos, la publicidad y patrocinios, entre otros (Tabla 2).

Tabla 2: Participación en ingresos operacionales 2014-2015.

Fuente: Superintendencia de Sociedades. (2015).

Ahora bien, con estas cifras no deseo atribuir automáticamente a las sociedades anónimas la salvación del fútbol colombiano. Por el contrario, comparto la idea según la cual ningún modelo asociativo societario es per se garantía del éxito deportivo o económico. En efecto, el éxito dependerá de la ejecución de un buen plan de negocios y la responsabilidad administrativa (Trujillo, 2014). Sin embargo, sí puedo decir que las sociedades anónimas constituyeron el impulso que necesitaban los clubes en el 2011 para salir de la crisis financiera y ello se ha traducido en cifras positivas. De acuerdo a Trujillo (2014), solamente hasta el 2011, con la expedición de la Ley del Fútbol, se crearon verdaderas herramientas para reorganizar a los clubes de fútbol colombiano e intentar sanear sus finanzas y administración.

En este sentido, no se puede concluir sobre la evolución de los equipos del fútbol colombiano entre 2011 y 2015 sin referirse a los éxitos deportivos en el fútbol internacional. Desde la Libertadores de Once Caldas en 2004, ningún equipo del balompié nacional figuraba en el continente hasta 2015. Como se dijo anteriormente, pese a que no atribuyo al esquema de sociedades anónimas la Copa Sudamericana de Independiente Santa Fe en 2015 o la Copa Libertadores de Atlético Nacional en 2016, sí pienso que dichos logros son reflejo de la organización administrativa de los clubes. Es cierto que aún existen serios problemas de orden institucional en los clubes del fútbol colombiano, pero existen mecanismos adecuados que pueden ser usados para resolver la insolvencia de los clubes deportivos. De esta manera, el fútbol colombiano puede crecer más y posicionarse como una de las ligas más fuertes del continente, evitando que se repitan episodios como aquella tarde de abril del 2011 en el Campin.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Asociación Deportivo Pasto. (2011). Sociedades anónimas: ¿fin de la crisis del fútbol colombiano? [en línea], disponible en: http://canalsuperdepor-pasto.blogspot.com.co/2011/02/sociedades-anonimas-fin-la-crisis-del.html

El Tiempo. (2015). Los equipos grandes reactivan utilidades en el fútbol colombiano. [en línea], disponible en: http://www.eltiempo.com/deportes/futbol-colombiano/los-equipos-del-futbol-colombiano-tuvieron-ganancias-en-el-2014/16003395

Jiménez, G. (2015). Nacional, rey en ingresos del fútbol colombiano. [en línea], disponible en:http://www.elcolombiano.com/colombia/nacional-rey-en-ingresos-del-futbol-colombiano-EY2203053

Martínez, J. (2016). Equipos que más reportaron ganancias en el fútbol colombiano. [en línea], disponible en: http://www.semana.com/deportes/articulo/santa-fe-y-tolima-los-equipos-con-mayores-ingresos-en-el-fpc/473261

Palacios, R. (2011). 21 equipos de fútbol ya son sociedades anónimas. [en línea], disponible en: http://www.elpais.com.co/elpais/deportes/noticias/21-equipos-futbol-ya-son-sociedades-anonimas

Superintendencia de Sociedades. (2015). Comportamiento financiero de los clubes de fútbol en 2015. [en línea], disponible en:  http://www.supersociedades.gov.co/noticias/Documents/2016/EE2%20Estudio%20Final%20de%20F%C3%BAtbol%20-%202016%20V%2012.pdf

Trujillo, J. (2014). Fútbol colombiano: conversión de clubes en sociedades anónimas. Revista Republicana. [en línea], disponible en: http://revista.urepublicana.edu.co/wp-content/uploads/2014/12/F%C3%9ATBOL-COLOMBIANO-CONVERSI%C3%93N-DE-CLUBES.pdf