La mentira sobre la adopción homosexual

Por: Miguel Ortiz Polanía
m.ortiz10@uniandes.edu.co

En febrero me cuestioné mucho sobre la adopción de parejas homosexuales. Hubo un argumento que me hizo dudar: es mejor que un niño tenga una familia con dos papás o dos mamás a que no tenga familia del todo. ¿Cómo podía yo preferir que un niño se quedara sin familia con tal de que no tuviera dos papás? Así que me puse a investigar sobre la adopción en Colombia y me di cuenta que el argumento es un engaño.

En Colombia sobran familias que quieran adoptar, literalmente. En el 2014, 1,148 niños fueron adoptados y 3,104 familias quedaron en lista de espera(ICBF, 2015). Es decir que el año pasado el 73% de las familias que querían adoptar no pudieron hacerlo. En el 2013 y 2012 el porcentaje también fue superior al 70%, así que la cifra se mantiene años tras año, y algunas familias llevan hasta seis años esperando. Además, la demanda por niños en adopción no es solo nacional sino también internacional. En promedio, el 90% de las familias que quedan en lista de espera son extranjeras (ICBF, 2015). Por lo tanto es justo concluir que en cuanto a niños para adopción, hay un exceso de demanda, no de oferta.

Entonces, ¿por qué hay niños que no los adoptan si sobran familias que quieren hacerlo? Por culpa la reglamentación sobre la adopción. La ley sobre adopción hace que el proceso sea tan complicado y lento que, incluso habiendo familias que quieren adoptar, muchos niños en Colombia se queden sin un hogar. El fallo de la Corte Constitucional de noviembre del 2011 establece que antes de dar a un niño en adopción se debe intentar ubicarlo en su familia biológica. Por lo tanto, el ICBF debe buscar primero familiares de hasta el sexto grado de consanguinidad antes de permitir que adopten al niño. Esto hace que el proceso sea extremadamente demorado, y mientras tanto los niños crecen y pierden posibilidades de ser adoptados pues las familias por lo general prefieren optar por llevarse a los más pequeños. La ley da prioridad a la familia bilógica antes que el bienestar del niño.

Así que decir que aprobar la adopción homosexual va a ayudar a que niños tengan un hogar, no solo es un mentira, sino que además es inmoral pues al hacerlo se usa una situación dolorosa como medio para defender un argumento falaz. El argumento es una falta de respeto con los niños que no tienen familia: se presenta su situación para intentar convencer, por medio del pesar, sobre la necesidad de legalizar la adopción homosexual; sin embargo, lo cierto es que quien hace el argumento no está pensando en ningún momento en el bienestar de los niños, pues como se explicó antes la legalización de la adopción gay no va a cambiar de situación de ellos, sino que sólo utiliza a los pequeños y su dolor para beneficio propio –para persuadir a otros de sus ideas–. En el debate no hay argumentos pragmáticos convincentes y por lo tanto criticar a La Corte Constitucional por basar las decisiones de su fallo en ideologías personales es ridículo, porque ideologías es lo único que hay en esta discusión.

Lo que me parece más importante es ser consciente de que cuando tomemos argumentos de los medios debemos revisar su objetividad y veracidad. Seguramente muchos, al igual que yo, fueron manipulados por las mentiras que se dijeron sobre este tema. Si lo que nos preocupa son los niños, ojalá empezáramos un movimiento para simplificar la regulación de la adopción y agilizar los procesos. Eso sí los ayudaría.

Bibliografía

Instituto Colombiano de Bienestar Familiar –ICBF (2015)Estadísticas Programa De Adopciones. Página web del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. Web. 28 May 2015. URL: http://www.icbf.gov.co/portal/page/portal/PortalICBF/Bienestar/ProgramaAdopciones

 Las opiniones expresadas en las columnas no reflejan necesariamente la opinión de la Revista Económica Supuestos ni la de sus miembros. Los autores de las columnas son responsables de su contenido