Revolución institucional, infraestructura: un reto a los 100 años

Por: Jairo Espejo

La generación responsable de la creación de infraestructura del paísen los últimos 20 años ha fracasado, principalmente porque han sido incapaces de crear una institución fuerte y seria que estructure y solucione realmente la debilidad técnica y financiera del país.

Ahora bien, esto no es solo responsabilidad del Estado colombiano aquí también se debe incluir el sector privado que ante la ausencia de una autoridad nacional vigilante del uso adecuado de los recursos públicos del Estado actúan irresponsablemente.

No es posible que al pueblo colombiano se le trate con mentiras y engaños de mega proyectos como el metro, tren de cercanías y demás imposibles. El Estado y el sector privado conocen de su imposibilidad pero caen en intereses políticos, individuales de corto plazo que oscurecen y esconden la verdadera responsabilidad social que tienen con el país.

No es justo que la gente no pueda llegar en tres horas adisfrutar de un fin de semana en las playas del Pacifico Colombiano, no es justo que muestren como la imagen de progreso del país una ruta del sol que debió hacerse hace mucho tiempo y mucho menos justo que intenten esconder la realidad innegable de nuestra infraestructura. Esto no le sirve a nadie, ni a mí ni a usted como lector y mucho menos a los millones de colombianos que viven en la pobreza y esperan pacientemente que de alguna forma el Estado les ayude a salir del infierno en que se ha convertido su realidad.

Para concluir y no quedar como un colombiano, como muchos, que solo hablan para quejarse pretendo dar un bosquejo de soluciones. El país necesita una revolución institucional donde nuevos mandatarios estadistas no pretendan manejar el país como su finca personal y que al contrario comprenda que la finca es de todos. Así pues el país necesita una institución seria y fuerte que se ajuste a las necesidades de los próximos cien años de la infraestructura del país y que comprenda la noción de que la creación de valor significa sostenibilidad a largo plazo.