En Wallstreet... otra vez

Por: Juan Pablo Molina

En estos días leyendo la prensa, me encontré con una noticia cuyo encabezado me impresionó bastante: “GM regresará a Wall Street antes de finalizar el año”. Apenas presté atención al encabezado, recordé casi que por instinto el problema en que había estado envuelto la compañía hace 1 año, donde los principales periódicos y revistas de la época tenían encabezados tales como “General Motors a la quiebra”, “¿Lehman, y ahora General?”, “Peligro inminente para GM”, etc. Hace un año GM – a causa del debacle financiero en Wall Street y la bien conocida burbuja hipotecaria – casi se declara en bancarrota, y sólo pudo ser salvado por el gobierno estadounidense donde según informaba el periódico “[..]La Administración Obama inyectó 50.000 millones en la compañía, adjudicándose así la mayor participación en la compañía”, y así, el gobierno salvó a otra multinacional de inmenso tamaño de entrar en quiebra.

El periódico señalaba que “[…] aunque no especifica en la primera remesa el montante de la colocación, que se especula podría llegar a los 16.000 millones de dólares […] de ser así, será la salida a Bolsa más importante en la historia de Wall Street”. Así, la empresa planeara pagarle al gobierno estadounidense parte de la deuda que contrajo en el pasado, y que con esto, el Estado deje de ser el dueño mayoritario de la compañía. Pero, ¿Es esta salida a la bolsa una jugada inteligente? ¿Traerá beneficios a las personas? No son preguntas en absoluto triviales, y que de hecho todo inversor se hace – entre otras – antes de invertir en un IPO (Initial Public Offerings). Desde mi punto de vista, para la fortuna de todos y de la empresa, la respuesta a ambas preguntas es afirmativa. La salida de una empresa importante a la bolsa por primera vez, cuando el ciclo económico empieza a dar visto bueno y las expectativas de las personas son alentadoras, resulta ser una decisión acertada en casi todos los casos según dicta la experiencia; y la respuesta típica de todo economista a si tiene beneficios a las personas, va a ser que sí es conveniente, dado que existe un mercado donde ambas partes salen beneficiadas, y en un futuro sus inversiones aumentarán de valor. De esta manera, espero que este sea un nuevo comienzo para una gran compañía y la oportunidad perfecta para aprender de viejos errores para avanzar a futuro.

*Las opiniones expresadas en las columnas de opinión no reflejan necesariamente la opinión de la Revista Económica Supuestos ni la de sus miembros, dado que el autor de esta entrada no es miembro de la Revista. Los autores de las columnas son responsables de su contenido.