Elecciones y tasa de cambio

Por: Sergio Ferro

Las elecciones de este año, ocurren en un ambiente de polarización y controversia. Sin importar la decisión del pueblo colombiano, las consecuencias cruzarán las fronteras y afectarán la estabilidad política de la región. Un evento de esta magnitud, tiene por supuesto, un impacto sobre las variables económicas de importancia.

Según un estudio de Martínez y Santiso (2003)* sobre los efectos de los choques políticos en el mercado financiero, existe una alta correlación entre elecciones y cambios en las tasas de cambio. Se refieren al caso específico de Brasil y las elecciones de 2002, momento en el que varias agencias calificadoras de riesgo deterioraron los índices de dicho país, lo cual provocó el retiro de fondos por parte de inversionistas extranjeros y generó con ello una significativa devaluación. Martínez y Santiso, sustentan el fenómeno en la alta dependencia de los países emergentes a los flujos internacionales de capital, dadas sus necesidades de inversión y la baja tasa de ahorro en ellos. Esto, sumado a la integración a los mercados internacionales, genera mayores choques al mercado financiero en cuanto el sentimiento de mercado es afectado negativamente.

En general, tanto los inversionistas como las agencias calificadoras de riesgo ven la época de elecciones como un periodo de gran incertidumbre y en consecuencia de un mayor riesgo para sus activos. Lo que se espera para Colombia, en cuanto a tasa de cambio para los meses de elecciones, es una devaluación causada por la combinación de varios hechos: En primer lugar, tenemos las elecciones, que por su impacto, generará un grado de incertidumbre mayor al usual; en segundo lugar, la confianza en la región se ha visto disminuida por la crisis, lo cual también afecta el riesgo percibido; y por último, la necesidad de dar un empujón a la economía, debe traducirse en tasas de interés que no compensan el mayor riesgo percibido, y por tanto no contrarrestan el efecto de dicho sentimiento de mercado. La suma de estos factores, debe traducirse en una salida de capital por parte de los inversionistas, que no perciben un retorno razonable al aumento en el riesgo. Le sugiero al lector que compre dólares, oportunidades como esta se dan con la misma frecuencia que un mundial de fútbol.