Adiós al Estado fallido

Por: Sergio Ferro

El Ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, ha manifestado que en caso de que la coyuntura actual sea aprovechada correctamente para organizar las finanzas públicas, podríamos ubicarnos en la misma senda que llevó a Chile a hacer parte del club de países desarrollados (OECD). Ahora bien, es claro que se va a requerir un gran esfuerzo institucional para llevar a cabo las reformas necesarias para ponernos al nivel de Chile. Sin embargo, existen una serie de condiciones a nivel externo que facilitarán el cierre de la brecha entre Colombia y los países emergentes más avanzados.

Recientemente, Michael Geoghegan, jefe ejecutivo de HSBC Holdings plc., ha expresado que en esta década los mercados emergentes serán la opción a elegir entre los inversionistas, a falta de alternativas de inversión con altas rentabilidades en los países desarrollados. Esto se debe a la lenta recuperación de la crisis en estos países, la baja confianza en los mercados, la incertidumbre por la nueva regulación en el sistema financiero y las políticas de recorte fiscal que van a tomarse en los próximos años. Para Geoghegan, que ya movió la sede principal de HSBC a Hong Kong como muestra de su convicción en el buen desempeño de los mercados emergentes, los nuevos BRIC (Brasil, Rusia, India y China) son un grupo de países al que se refiere como CIVETS (Colombia, Indonesia, Vietnam, Egipto, Turquía y Sudáfrica), naciones que tienen en común una población grande, joven y con sólidas tasas de crecimiento. Son economías diversificadas, dinámicas, con una inflación bajo control y un nivel estabilidad política superior a la de la mayoría de mercados emergentes.

Así como hace diez años la economía apostó por los BRIC y ganó, hoy las apuestas pueden correr por los CIVETS, y en una coyuntura donde se espera mejor organización fiscal, generosas tasas de crecimiento, la recuperación (¡al fin!) del grado de inversión para la deuda pública externa, y flujos masivos de capital para inversión, la apuesta por Colombia promete excelentes retornos.

*Las opiniones expresadas en las columnas de opinión no reflejan necesariamente la opinión de la Revista Económica Supuestos ni la de sus miembros, dado que el autor de esta entrada no es miembro de la Revista. Los autores de las columnas son responsables de su contenido.