POR UNA COLOMBIA SIN POBREZA: UNA ESTIMACIÓN APROXIMADA

Lukas Delgado
Egresado de la Maestría en Economía (PEG)

a.delgado1090@uniandes.edu.co
Twitter: ladelgadop
Universidad de los Andes

Actualmente, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) hay 13,3 millones de pobres en Colombia, es decir que el 28 % de toda la población es pobre, para el 2016 (DANE, 2017). En términos de política pública, erradicar la pobreza es uno de los desafíos más grandes que enfrentan los organismos multilaterales, gobiernos nacionales y sociedad en general. Es así como, este propósito tan importante, se ve reflejado en la agenda de las Naciones Unidas (ONU) a través de la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que busca, por medio del primer objetivo, terminar con la pobreza en todas sus formas y dimensiones para 2030 (PNUD, 2015). Dada su relevancia, la iniciativa del presente artículo es tener una idea del costo monetario aproximado de erradicar la pobreza monetaria[1] en Colombia.

En este orden de ideas, la pregunta que se plantea es la siguiente: ¿cuánto costaría erradicar la pobreza en Colombia? El ejercicio para responder esta pregunta, que es netamente matemática, consiste en determinar la cantidad de dinero que necesitaría cada persona pobre para dejar de ser pobre. Para considerar a una persona como pobre se utiliza la línea de pobreza, esta línea es el valor en pesos de una canasta de bienes básicos alimentarios y de servicios, que está sujeta a los costos de la ciudad, el área rural o la cabecera municipal donde viva la persona. De forma que, si el ingreso de la persona está por debajo de la línea de pobreza[2] según su ubicación, es pobre y si el ingreso está por encima de la línea no es pobre.

Para este ejercicio, se tiene en cuenta el ingreso inicial de cada persona pobre y se suma el ingreso necesario restante para posicionarse sobre la línea de pobreza. Consecuentemente, se realiza un agregado total y se expanden los resultados, que vienen de la Gran Encuesta Integrada de Hogares para que representen a toda la población de Colombia (DANE, 2017).

Luego de realizar este proceso, el costo de erradicar la pobreza en Colombia es de 13,6 billones de pesos nominales del 2016. En otras palabras, cada persona[3] en condición de pobreza monetaria recibiría, en promedio, $92.000 mil pesos mensuales para poder superar la línea de pobreza y dejar de ser pobre. Así su brecha de la pobreza, en términos porcentuales, se encuentre cercana a la línea y sea vulnerable a cualquier choque que lo devuelva a la pobreza.

Por lo tanto, se realizarían transferencias monetarias no condicionadas a las personas, que pueden ir acompañadas de otras estrategias de generación de ingreso, como programas de formación para el trabajo. Se debe tener en cuenta que el monto total del Presupuesto General de la Nación (PGN) del 2016 fue de 215,9 billones de pesos (MinHacienda, 2016). Por lo que, el costo total de erradicar la pobreza equivaldría al 6 % del PGN. Lo anterior, hace que su sostenibilidad fiscal, por el necesario incremento en impuestos, pueda ser compleja, sobre todo en esta época de ajustes presupuestarios. Además, podría tener efectos inflacionarios sobre los precios de ingresos bajos por la entrada de dinero adicional. 

De igual manera, se puede clasificar dentro del grupo de pobres a los pobres extremos, a partir del costo de una canasta de alimentos básicos para subsistir (denominada como línea de pobreza extrema[4]). Si no pueden suplir sus necesidades mínimas adquiriendo con sus ingresos una canasta básica, son considerados pobres extremos o indigentes. En 2016, había 4 millones de indigentes en Colombia (DANE, 2017). En términos de salud pública, los pobres extremos son los que necesitan una atención más prioritaria, por la falta de acceso a alimentación básica y saneamiento adecuado, con repercusiones inmediatas sobre su vida en general.  

Si se realiza el mismo ejercicio anterior, pero considerando solo el ingreso de los pobres extremos. Erradicar la pobreza extrema en Colombia tendría un costo anual de 1,9 billones de pesos nominales del 2016. Lo que equivale al 1 % del PGN para ese año. En otras palabras, cada persona indigente recibiría $47.000 mil pesos mensuales, en promedio, para poder salir de la pobreza extrema. Cabe aclarar que sin dejar de ser pobres en términos generales, porque con el ingreso adicional pueden pagar una canasta básica de alimentos de subsistencia, pero no les alcanza para posicionarse por encima de la línea de pobreza.

A continuación, en el cuadro 1, se puede apreciar el costo nominal de erradicar la pobreza, si se replica el mismo ejercicio desde el 2011, lo que da cierta consistencia a pesar de que el número de personas en condición de pobreza monetaria ha disminuido desde ese año.

Cuadro 1. Costo nominal anual de erradicar la pobreza monetaria en Colombia.
(2011 – 2016)

Imagen1.png

Ahora bien, la desigualdad de ingresos en Colombia es considerada una de las más altas del mundo, medida por el coeficiente de Gini[5] fue de 0,517 en el 2016 (DANE, 2017). Si se erradicara la pobreza extrema en Colombia, aplicando la hipotética transferencia anterior a todos los pobres extremos y manteniendo los ingresos de las demás personas constantes, el Gini bajaría a 0,510 para ese año, un cambio marginal. No obstante, si se erradicara toda la pobreza en Colombia, con las mismas condiciones anteriores, el Gini bajaría a 0,472 para ese año, una reducción del 10 % en desigualdad de ingresos como posible resultado de una política pública (véase cuadro 2).

Cuadro 2. Coeficiente de Gini bajo distintos escenarios en Colombia – 2016.

Imagen2.png

Por otro lado, si se revisa el costo de algunos programas, según el PGN del 2016 e informes públicos de los programas, para hacer unas comparaciones. Familias en acción cuesta 2,3 billones de pesos (MinHacienda, 2016) y beneficia a 2,5 millones de hogares (DPS, 2016); Colombia Mayor cuesta 1,4 billones de pesos (MinHacienda, 2016) y beneficia 1,5 millones de personas (MinTrabajo, 2017). Estos programas están en el rango del costo de erradicar la pobreza extrema aunque este beneficia a más personas y tiene un fin más ambicioso, como objetivo de los ODS. Ahora, si se compara el costo de erradicar la pobreza monetaria con el régimen subsidiado de Salud, que cuesta 14,8 billones de pesos y beneficia 22 millones de personas (MinSalud, 2016), este sería mayor, lo que lo convierte en algo más utópico. No obstante, interesante de analizar más detalladamente, ya sea mirar el costo por departamento, por ciudad, por áreas rurales, por sexo o rango de edad de las personas en condición de pobreza; asimismo, para analizar su posible efecto sobre la desigualdad de ingresos en el país.

Por último, este resultado no garantiza cero pobreza y su interpretación debe hacerse con cuidado, en la encuesta se cuenta con una información fija –una foto- de unos hogares pobres, pero los hogares pueden salir y entrar a la pobreza de manera dinámica. Por lo tanto, para pensar en erradicar la pobreza se debe tener una estrategia que también atienda a los hogares no pobres que tienen una alta probabilidad de caer en la pobreza.

En conclusión, este ejercicio presenta unos resultados preliminares que permiten indagar sobre varios aspectos. Entre estos, se desprende uno de la economía del desarrollo que tiene que ver con el ingreso básico universal. Por un lado, el ingreso adicional para las personas pobres les permitiría educarse o formarse para el trabajo y en el caso de los pobres extremos les permitiría tener una alimentación adecuada, lo que mejoraría el bienestar general de estas personas. Por otro lado, podría desincentivarlos a trabajar y generar tensiones sociales, con el fuerte impacto que ya tendría sobre las finanzas públicas. La evidencia de esta literatura aún no es concluyente sobre el lado de la balanza que toman estas transferencias y parece depender del contexto donde se aplique. Por ahora, el debate está puesto sobre la mesa.

Bibliografía

DANE. (2017). Estadísticas por tema. Obtenido de Pobreza y Condiciones de vida: http://publish.dane.gov.co/files/investigaciones/condiciones_vida/pobreza/bol_pobreza_16.pdf

DANE. (2017). Microdato (DANE). Medición de Pobreza Monetaria y Desigualdad 2016. Archivo Nacional de Datos.

DPS. (2016). Servicios de Información. Obtenido de Noticias: http://www.dps.gov.co/inf/not/Paginas/Prosperidad-Social-inicia-pago-a-beneficiarios-de-M%C3%A1s-Familias-en-Acci%C3%B3n.aspx

Ministerio de Hacienda. (2016). Presupuesto General de la Nación. Programación, ejecución y seguimiento PGN. Obtenido de Decreto Presupuesto General de la Nación: http://www.minhacienda.gov.co/HomeMinhacienda/ShowProperty?nodeId=%2FOCS%2FMIG_50432607.PDF%2F%2FidcPrimaryFile&revision=latestreleased

Ministerio de Salud. (2016). Ministerio de Salud y Protección Social. Obtenido de https://www.minsalud.gov.co/Paginas/En-2016-Minsalud-giro-mas-de-$14-billones-por-afiliados-del-regimen-subsidiado.aspx

Ministerio de Trabajo. (2017). Comunicados 2017. Obtenido de Mayo: http://www.mintrabajo.gov.co/prensa/comunicados/2017/mayo/colombia-mayor-adelanta-pagos-del-subsidio-para-sus-beneficiarios

PNUD. (2015). OBJETIVOS DE DESARROLLO SOSTENIBLE. Obtenido de OBJETIVO 1: PONER FIN A LA POBREZA: http://www.undp.org/content/undp/es/home/sustainable-development-goals/goal-1-no-poverty.html

 

[1] Ocurre cuando el ingreso mensual per cápita de un hogar se sitúa por debajo de la línea de pobreza monetaria (DANE, 2017). Se aclara, porque en Colombia también se calcula otro tipo de pobreza llamada pobreza multidimensional.

[2] Es el resultado de combinar dos elementos, a saber: el valor de la canasta básica de alimentos (línea de pobreza extrema) y el coeficiente de Orshansky. Es la multiplicación del valor de la línea de pobreza extrema por el coeficiente de Orshansky (DANE, 2017).

[3] Se está partiendo de la información de una encuesta que no tiene la caracterización de todas las personas pobres. Para identificar cuáles personas recibirían el ingreso se tendrían que hacer esfuerzos adicionales, como mirar la información del SISBEN u otros registros administrativos.

[4] Valor que representa el ingreso mínimo necesario, por persona, para cubrir el costo de una canasta básica de alimentos, que tenga los requerimientos calóricos adecuados (DANE, 2017).

[5]Es un coeficiente que mide la concentración del ingreso entre los individuos de un país o región, toma valores entre 0 y 1, entre más cercano a 1 significa mayor desigualdad.