¿QUÉ INFLUENCIA TIENEN LAS PRÓXIMAS ELECCIONES EN EL TLC CON COLOMBIA?

José Manuel Pérez

Estudiante de la Maestría en Políticas Públicas

Universidad de los Andes

 

Maria Paula Díaz

Estudiante de la Maestría en Economía (PEG)

Universidad de los Andes

 

Para Colombia, el tratado de libre comercio con Estados Unidos -que entró en vigencia el 15 de mayo de 2012- ha desarrollado un papel fundamental al permitir que empresarios colombianos puedan poner sus productos de forma permanente, y bajo condiciones preferenciales, en el mercado estadounidense. Este panorama puede evidenciarse en el informe sobre exportaciones a junio del presente año, de la Oficina de Estudios Económicos, en donde se indica que la participación de Estados Unidos en la balanza comercial de Colombia representa el 41,1% del total de exportaciones a países con acuerdo vigente. Dada la alta participación de este país en el PIB colombiano, surgen una serie de inquietudes sobre qué tanta influencia podría tener el candidato electo, en las próximas elecciones presidenciales norteamericanas, en la balanza comercial colombiana. A continuación, se expone la postura de los candidatos, según el partido que representa cada uno, frente al tema de los tratados comerciales.  Después, se indaga por los pros y contras que podrían existir en materia comercial del hecho de que ganara un partido sobre otro, centrando especial atención en el TLC con Colombia. Finalmente, se exponen las conclusiones a las que se ha llegado.

Para empezar, nos gustaría recordar, brevemente, el panorama de Estados Unidos que precedió a la Gran Depresión. Para 1934, se inaugura la política de acuerdos comerciales a partir de la cual se abría de “par en par sus puertas a las mercancías extranjeras” (Hoselitz, 1944).  Como lo menciona Hoselitz (1944) la filosofía en la que se basaba la política comercial de Estados Unidos estaba guiada por la independencia respecto a las fuentes extranjeras que se podían producir en Norteamérica, y un comercio de exportación grande y creciente.  Resulta importante observar cómo desde ese entonces la balanza comercial tanto en importaciones como en exportaciones ha mantenido un comportamiento creciente a lo largo del tiempo (ver gráfica 1). Aunque parte de la filosofía planteada se ha venido cumpliendo, hoy día la postura frente a la viabilidad de los tratados comerciales no termina de convencer a los partidos tradicionales norteamericanos, factor que se ha convertido en un álgido tema en el debate electoral.

Gráfica 1. Cálculos propios con datos del Census Bureau

Algunos sondeos y estudios realizados por el Pew Research Center y Bloomberg, indican que los votantes republicanos (53%), más que los demócratas (30%), se oponen parcialmente a los tratados comerciales. Aunque en uno más que en otro partido son fuertes las ideas frente a la protección del comercio, el partido demócrata cuenta con los sindicatos como un aliado fundamental en las votaciones (Irwin, 2016). Para las elecciones presidenciales de este año los candidatos son Hilary Clinton, por el partido demócrata, y Donald Trump, por el partido republicano.  A pesar de que existen diferencias en las campañas presidenciales entre ambos candidatos, se podría afirmar que en temas de comercio internacional, los dos están velando por la protección del comercio norteamericano. 

Como lo menciona Douglas Irwin en su artículo de Foreign Affairs, a pesar de que los sindicatos son el aliado principal del partido demócrata, ambos candidatos han ratificado su retórica contra los tratados de libre comercio. Tanto Clinton, como Trump articulan su discurso bajo el argumento del incremento en las cifras de desempleo, además de los salarios bajos de las clases trabajadoras. Sin embargo, Irwin (2016) afirma que uno de los principales factores detrás de la pérdida de trabajo en las fábricas es el desarrollo tecnológico y no el comercio, pues los grandes saltos en productividad y eficiencia son el resultado de la automatización y la innovación tecnológica. Para comprender un poco el por qué de las políticas que apoya uno y otro candidato, a continuación, se analiza el contexto norteamericano actual.

Durante su período de gobierno, el presidente Obama ha centrado la agenda comercial en torno al aumento de las exportaciones y la generación de empleo en la economía doméstica. Como se menciona en el documento The President’s trade agenda, made in America, por cada billón de dólares en exportaciones se soportan entre 5200 y 7000 trabajos para la economía norteamericana (USTR,2015). El informe también muestra la estructura abierta y participativa que tiene la economía de EE.UU. con el comercio internacional; por lo que, en este contexto se enmarca la política comercial multilateral del país, enfocada en establecer acuerdos comerciales que promuevan la entrada de productos y servicios estadounidenses a mercados foráneos que dinamicen la economía doméstica. Sin embargo, las cifras de la balanza comercial del país no han evidenciado cambios sustanciales y estructurales, en cuanto a la relación de importaciones y exportaciones. Esto se evidencia en la gráfica 2 que muestra el comportamiento deficitario estable de la balanza comercial en 2015 y parte de 2016.

Gráfica 2. Fuente: https://www.census.gov/foreign-trade/data/index.html

Igualmente, las cifras de desempleo han disminuido, pero el impacto no ha sido lo suficientemente fuerte para que se refleje en mejores expectativas para la población en general, que sigue reclamando más oportunidades de empleo (ver gráfica 3).

Gráfica 3. Fuente: http://data.bls.gov/timeseries/LNS14000000

Por tal motivo, la política comercial del gobierno ha sido abiertamente criticada por no responder lo suficientemente bien a los problemas que aquejan a la población. Por tal motivo, esto influye en el discurso de los candidatos presidenciales, que han utilizado este hecho para marcar una menor disposición a apoyar este tipo de acuerdos bilaterales o multilaterales. Dado que los dos candidatos se inclinan por una balanza proteccionista en lugar de favorecer los tratados comerciales, surge la siguiente pregunta ¿existe algún impacto en el Tratado de libre comercio con Colombia, de que gane un candidato frente a otro?

En materia de tratados de libre comercio, Estados Unidos es un socio comercial importante para la balanza comercial colombiana. Ahora bien, es claro que Colombia no es uno de sus principales clientes ni proveedores, como lo es China, Canadá y países de la Unión Europea. Por este motivo, a pesar del panorama poco alentador en tratados comerciales que plantean los candidatos presidenciales, dado que nuestros productos de exportación a Estados Unidos representan menos del 2,3% del total[1] de importaciones del país, se podría afirmar que no existe una fuerte implicación de la política electoral norteamericana en la balanza comercial colombiana.

Por otro lado, es importante tener en cuenta el contexto de las importaciones a nivel mundial, en donde se evidencia que desde octubre de 2014 las compras mundiales empezaron a registrar variaciones negativas, en forma consecutiva; siendo lo corrido del 2016 el período en el cual se evidencia una menor tasa negativa (OMC, 2016).  A pesar de la caída en exportaciones, que responde a un panorama internacional (ver gráfica 4), se podría afirmar que nuestras relaciones comerciales con Estados Unidos, con poca probabilidad, llegarán a generar un cambio como consecuencia de las elecciones presidenciales. 

Gráfica 4. Importaciones del mundo; Variación Anual. Ministerio de Comercio, Industria y Turismo

Se puede constatar que los resultados desde la ratificación en 2012 han sido bastante pobres en relación a la cantidad exportada a Estados Unidos; según el informe sobre exportaciones de la Oficina de Estudios Económicos, disminuyeron en 15.4% respecto al mismo período del 2015 (US$ 2.715,5 millones). Entre algunas de las principales razones figura una caída del 20.3% en el sector de productos de la industria extractiva y de menores exportaciones industriales (-21.5%) con relación al año anterior (Ministerio de Industria y Turismo de Colombia, 2016). Teniendo esto en cuenta, en el corto plazo parece que el TLC no ha sido muy beneficioso para Colombia y que sus resultados en el futuro dependerán de temas como la tasa de cambio, la demanda por materias primas y las dinámicas en el mercado energético. Aunque estas variables no son directamente controlables, ni por Estados Unidos ni por Colombia, el país del norte seguirá promoviendo su política de tratados bilaterales que, como lo establece la agenda del gobierno Obama, impacten en la creación de empleo en la economía local y aumenten las exportaciones.

Para concluir, a pesar de que Hilary Clinton y su contrincante Donald Trump consideran que una serie de medidas proteccionistas podrían ser el motor para frenar el desempleo y los bajos salarios de los trabajadores norteamericanos, no se puede olvidar que Estados Unidos se caracteriza por ser un país convencido de que el comercio promueve el crecimiento económico, la estabilidad social y la democracia en naciones individuales[2]. Por este motivo, y dado que la actividad comercial con Colombia, aunque importante para el país latinoamericano, es pequeña en comparación a la balanza del país norteamericano, se podría afirmar que no existen implicaciones, más allá de las netamente coyunturales, que generen un impacto en el tratado comercial.

Por ahora, queda esperar y observar qué ocurre en los próximos dos meses frente a importantes acuerdos comerciales como el NAFTA (Tratado de libre comercio con Centroamérica) y del TPP (Acuerdo Transpacífico de cooperación económica), además de prestar especial atención al comportamiento de variables macroeconómicas como el comportamiento de la FED, el precio internacional del petróleo y otros energéticos, la demanda de materias primas y el comportamiento de los sectores domésticos. ¿Qué ocurrirá en las elecciones? ¿Quién ganará? Bueno, con el tiempo lo sabremos, pero podremos tener la expectativa de un bajo impacto en nuestra balanza comercial, como resultado de las elecciones presidenciales norteamericanas.

 

Bibliografía

 

Bitar, S. (1984) De la alianza para el progreso a la magia del mercado. Política económica de los Estado Unidos hacia América Latina. JSTOR. Recuperado el 13 de septiembre de 2016 de http://www.jstor.org.ezproxy.uniandes.edu.co:8080/stable/pdf/3466783.pdf

 

Borrat, H. (2008) Las diferencias entre las estrategias de Hilary y Obama. JSTOR. Recuperado el 12 de septiembre de 2016 de http://www.jstor.org.ezproxy.uniandes.edu.co:8080/stable/pdf/40832899.pdf

 

Democratic Convergence and Free Trade Author(s): Daniel Verdier Source: International Studies Quarterly, Vol. 42, No. 1 (Mar., 1998), pp. 1-24 Published by: Wiley on behalf of The International Studies Association Stable URL: http://www.jstor.org/stable/2600815 Accessed: 23-08-2016 13:10 UTC

 

Irwin, D.  (2016). The Truth about trade. Foreign Affaris. Recuperado el 12 de septiembre de 2016 de https://www.foreignaffairs.com/articles/2016-06-13/truth-about-trade

 

Heterogeneity and Representation: The Senate and Free Trade Author(s): Michael Bailey and David W. Brady Source: American Journal of Political Science, Vol. 42, No. 2 (Apr., 1998), pp. 524-544 Published by: Midwest Political Science Association Stable URL: http://www.jstor.org/stable/2991769 Accessed: 23-08-2016 13:11 UTC

 

Hoselitz, B. (1944). LA POLITICA COMERCIAL Y EL COMERCIO EXTERIOR DE ESTADOS UNIDOS. El Trimestre Económico, 10(40(4)), 689-710. Retrieved from http://www.jstor.org/stable/20854583

 

Ministerio de Industria y Turismo de Colombia, Oficina de Estudios Económicos (2016). Comercio exterior colombiano: seguimiento a los acuerdos comerciales. Disponible en: www.mincit.gov.co

 

Office of The United States Trade Representative USTR (2015). The President’s trade agenda, made in America. Disponible en: https://ustr.gov/sites/default/files/2015-Presidents-Trade-Agenda_2.pdf

 

Organización Mundial del Comercio OMC (2006). Examen de políticas comerciales. Estados Unidos. Disponible en: https://www.wto.org/spanish/tratop_s/tpr_s/s160-0_s.doc

 

Pérez, J. (2008) Lecciones americanas. JSTOR. Recuperado el 12 de septiembre de 2016 de http://www.jstor.org.ezproxy.uniandes.edu.co:8080/stable/pdf/40827462.pdf

 

Recalca: Red Colombiana de acción frente al librecomercio (2016) Los demócratas reniegan del tratado comercial estrella impulsado por Obama. Recuperado el 19 de agosto de 2016 de http://www.recalca.org.co/los-democratas-reniegan-del-tratado-comercial-estrella-impulsado-por-obama/

 

The Hispanic Council, (2016). De las elecciones de Estados Unidos 2016. Recuperado el 13 de septiembre de 2016 de http://elelectoral.com/wp-content/uploads/2016/01/TheHispanicCouncil_Gu%C3%ADaUSA2016.pdf

 

[1] Banco Santander, 2016. Cifras del comercio exterior en los Estados Unidos. Recuperado el 16 de septiembre de 2016 de https://es.portal.santandertrade.com/analizar-mercados/estados-unidos/cifras-comercio-exterior#classification_by_country

 

[2] Banco Santander, 2016. Cifras del comercio exterior en los Estados Unidos. Recuperado el 16 de septiembre de 2016 de https://es.portal.santandertrade.com/analizar-mercados/estados-unidos/cifras-comercio-exterior#classification_by_country