La Falla Del Sistema No Es Estructural

Por: Laura Rojas & Andrea Penagos 

Ensayo Ganador Supuestos en el Colegio

Colegio Santa Franciscana Romana

Curso: 10A

El Sistema de Salud Colombiano está conformado por una rectoría (Ministerio de Salud), unos órganos de inspección y vigilancia (La Superintendencia de Salud, El Instituto Nacional de Salud y El Invima) y un fondo monetario (FOSYGA) dividido en los regímenes contributivo y subsidiado. El sistema de salud Colombiano lleva en funcionamiento veinte años y ha presentado debilidades como falta de atención especializada en las zonas alejadas, demora en el servicio de casos especiales, negación de servicios a usuarios con derecho entre otros. El sistema no solo presenta aspectos negativos. De hecho, éste ocupa el puesto número 22 según la clasificación de los mejores y peores sistemas de La Organización Mundial de Salud, ubicándose por encima de Cuba, Costa Rica y Chile (Kienyke, 2013). Lo anterior, por cubrir el 97% de la población colombiana (ver Imagen 1) y por tener una estructura completa y fuerte. Además, el 3% faltante de población está divido en las diferentes guerrillas y grupos armados, la población fronteriza o población no afiliada por negligencia, por lo que el sistema está buscando opciones de cómo vincularlos ya que la salud es un derecho fundamental.

Parte de la crisis que existe hoy en día en el Sistema de Salud se debe a la corrupción en las Entidades Prestadoras de Salud (EPS) y en el no Plan Obligatorio de Salud (POS), la debilidad de la Superintendencia (Supersalud), la ausencia de dinero al afrentar la gran cantidad de tutelas que se presentan y la no equidad en el acceso al servicio. Sin embargo, se puede afirmar que entre todos los anteriores, el problema que trae mayor número de consecuencias negativas es la corrupción que se presenta adentro del sistema.

Imagen 1. Bolívar, M (2015) Introducing Colombian Healthcare System. Adaptado Colombia de Busset

El primer planteamiento a tratar es la falencia que existe en la Superintendencia, por no contar con los medios para obtener información actualizada de los procedimientos y transacciones de las diferentes entidades e instituciones que ésta vigila. A su vez, tampoco tiene la capacidad de ser una institución de vigilancia nacional pertinente que cumpla con su función de evitar toda clase de corrupción. Lo anterior, soportado con el argumento también mencionado por “Seguimiento al Sector de Salud en Colombia”;

 “ (…)Adicionalmente, ninguna de estas situaciones sería posible si existieran Instituciones fuertes que permitieran el adecuado desarrollo de las actividades de inspección, vigilancia y control de la gestión del sistema. En particular, el hecho de que las recientes situaciones de corrupción se hayan presentado muestra el débil y lento actuar de la Superintendencia Nacional de Salud, La Procuraduría y La Contraloría General de la Nación." (Así Vamos En Salud, 2009)

 Del mismo modo, la Supersalud no toma las medidas preventivas necesarias en el momento adecuado para evitar esta clase de sucesos.

 Las tutelas son la segunda dificultad importantes a corregir, debido a la carencia de financiamiento que éstas tienen, el sistema de salud no tiene los presupuestos asignados para solucionar las tutelas de los usuarios que salen durante el año en curso. Según la periodista Tatiana Andia, en su artículo de la revista Semana, “El último informe de la Defensoría del Pueblo sobre la tutela y el derecho a la salud en el 2012  revivió el debate sobre este tema, la Ley Ordinaria en salud, resaltando que alrededor del 70 % de las tutelas en salud corresponden a servicios y tratamientos que están incluidos en el POS” (Andia, 2013).

Con la tutela el afiliado hace respetar la representación del usuario, cosa que no debería pasar debido a que ésta es una de las funciones de las EPS. Adicionalmente, se pueden presentar en el momento en el que el usuario desee acceder al no POS, puesto que hoy en día existen diferentes y costosos tipos de tecnología y medicamentos los cuales no están incluidos en el Plan Obligatorio de Salud. El problema que radica en las tutelas es el no conocimiento de qué tratamientos están o no incluidos en el POS al momento de interponer una tutela.

El tercer escollo a considerar es la falta de equidad que padecen algunos usuarios con respecto al acceso a las diferentes Instituciones Prestadoras de Salud (IPS). Cuando comenzó el sistema actual de salud hace más de 20 años, este solo cobijaba al 23% de la población. En la misma época, las IPS que existían eran mínimas y estaban adecuadas para el porcentaje de población que el sistema cubría. A medida que los años pasaron, los hospitales y clínicas en las ciudades principales aumentaron y algunas crecieron en personal e infraestructura a la par que la población incluida en el sistema, incrementaba también.

El problema actual se presenta en algunas zonas del país como corregimientos, pueblos y ciudades pequeñas en las cuales las IPS disponibles y autorizadas siguen siendo las mismas de hace más de 10 a 20 años. Algunas, por no decir todas, tienen falencias importantes en equipos médicos y personal. Por esa razón, es necesario el traslado de los usuarios que residen en estas zonas, dado que en ocasiones, la cantidad de empleados y la infraestructura de los lugares no son suficientes para el número de pacientes por atender. Por lo tanto, a pesar de tener equidad en el servicio y en el derecho (porque eso es lo excelente del sistema), no existen suficientes IPS para satisfacer el acceso de cierto porcentaje de población afiliada, en comparación con el acceso que tiene la población que habita en grandes ciudades con un gran número de IPS. Adicionalmente, como se puede apreciar en la gráfica 1, el porcentaje de afiliados de las zonas rurales es alto, lo que quiere decir que en los lugares que haya deficiencia de IPS, deben mejorar rápidamente para aumentar la cobertura a toda la población afiliada.

Gráfica 1. Bolívar, M (2015) Introducing Colombian Healthcare System. Fuente: ECV, cálculos MPS

El cuarto problema del Sistema de Salud colombiano y el más extenso, la corrupción. Esta complicación se presenta principalmente en el no POS y en las EPS. Este inconveniente en el no POS puede ocurrir cuando las empresas encargadas de vender un medicamento en determinado precio, lo venden al doble o al triple de su precio normal. Como solución a esto, el Ministerio de Salud debería encargarse de los precios y la compra/venta de estos productos. En las EPS, la corrupción trae consigo diferentes efectos negativos que perjudican todo el sistema. Toda esta traba comienza en la debilidad del órgano de inspección y vigilancia Supersalud, quienes se percatan demasiado tarde de la corrupción en las EPS.

Las demoras en los desembolsos de los pagos a las IPS desmoraliza   a las       Entidades Prestadoras de salud, afectando los usuarios. Las EPS reciben de antemano el dinero de los usuarios, pero las IPS que atenderían a esos pacientes nunca reciben el pago (Gossaín, 2012). Por lo tanto, las IPS dejan de brindar un servicio completo y acorde con la necesidad del paciente, dan las recetas médicas incompletas y algunas veces acontece el famoso “paseo de la muerte”. Así pues, las IPS se ven obligadas a deteriorar la continuidad, integralidad, oportunidad y accesibilidad de sus servicios, unas de sus funciones, por culpa de la corrupción que ocurre en las EPS. Como se puede observar en la gráfica 3, el tiempo de espera de un paciente para una cita médica ha incrementado considerablemente en los últimos años, lo que puede darse por la falta de financiación de las IPS.

Gráfica 2. Bolívar, M (2015) Introducing Colombian Healthcare System. Fuente: ECV, cálculos MPS

 Visto que el Sistema de Salud colombiano presenta los problemas antes mencionados, proponemos las siguientes recomendaciones y posibles soluciones claves para la mejora de las fallas presentadas:

  • Fortalecimiento de autoridad y del personal de la Superintendencia de Salud.
  • Una visualización de todas las transacciones y atenciones al usuario en un sistema a tiempo real, con el fin de que estas sean trazables, transparentes y, en caso de que se presente una tutela, sirvan como comprobante de pruebas.
  • Establecer cursos de capacitación de la población con respecto al sistema y su funcionamiento debido a que, tal y como lo afirman en Así Vamos En Salud, “el desequilibrio o asimetría de la información en el sector salud colombiano se evidencia en el pobre conocimiento que tienen los usuarios del sistema sobre sus derechos y deberes, tal es el caso del desconocimiento acerca del contenido del Plan Obligatorio de Salud.” (Así Vamos En Salud, 2009)
  • Un sistema en el que los datos sean públicos para que todos los ciudadanos hagan un control social de este tema relevante en la actualidad.
  • La participación del cliente en la toma de decisiones. Por ejemplo, los medicamentos y procedimientos que se deberían incluir o no, en el POS.
  • También, la recomendación que hacen los estudiantes de la Universidad del Sinú, en donde “los expertos hablan de establecer nuevas regulaciones y definir reglas claras en los contenidos y límites del plan de beneficios que son necesarios para que el sistema sea sostenible en el tiempo y que se pueda garantizar una salud con calidad y oportunidad.” (Cabarcas, Sote, Perea, Polo, & Cuello)

 En conclusión, el problema principal del sistema de salud en Colombia no es estructural y no es de inversión, porque sí la hay; de hecho es uno de los países que más invierte en salud y uno de los sistemas que posee mayor porcentaje del Producto Interno Bruto del país. No obstante, “la paradoja más grande y más dolorosa es esta: nunca antes habíamos tenido tantos recursos para la salud de los colombianos, pero nunca antes el sistema de salud había estado en una situación financiera tan crítica.” (Gossaín, 2012). Podemos afirmar que los problemas principales se basan en la falta de vigilancia de los órganos de control correspondientes, las tutelas, la inequidad en el acceso y la corrupción. Por último, es necesario implementar soluciones y respuestas a corto plazo con el objetivo que las falencias del sistema no empeoren y no se deteriore más el servicio al cliente, visto que este es el centro del sistema.

Bibliografía

Andia, T. (17 de Septiembre de 2013). Tutela en salud y la tragedia de los medicamentos de marca. Semana .

Cabarcas, L., Sote, P., Perea, S., Polo, J. J., & Cuello, A. ENSAYO SOBRE LA CRISIS DE LA SALUD EN COLOMBIA. Universidad Sinu, Cartagena.

Kienyke. (18 de Junio de 2013). Los mejores sistemas de salud del mundo. KIENYKE.com .

Asi Vamos En Salud. (2009). asivamosensalud. Recuperado el 27 de Septiembre de 2015, de Corrupcion y Salud: http://www.asivamosensalud.org/lecturas-sugeridas/lecturasugerida.ver/7

Gossaín, J. (24 de Marzo de 2012). Así se robaron el sistema de salud de los colombianos. El Tiempo .

Bolivar, M. (2015). Introducing Colombian Health System . Presentación PDF, Ministerio de Salud y Proteccion Social, Advisor of Ministry of Health and Social Proteccion .